lunes, 26 de diciembre de 2016

Adiós

Este año me había propuesto publicar cuatro entradas al mes para mantener vivo el blog.
Este mes lo tenía fácil: feliz puente Constitución-Inmaculada, feliz Navidad, repaso del año y feliz Nochevieja.
No puedo.
Hace 10 semanas enterramos a una persona muy querida.
Este blog, que nació como "un espacio personal para desconectar", ya no me atrae.
Ahora estoy en proceso de "reconectar" con mi interior, con mis valores más profundos, con el sentido que quiero darle a mi vida.
No me apetece pensar en cosas, en objetos... me sobra todo.
Supongo que algún día superaré este duelo, como la mayoría de la gente. Confío en ello.
No sé cuándo llegará ese momento ni si entonces desearé o no continuar con este blog.
Simplemente quería escribir una última entrada para terminar este año despidiéndome.
Gracias a todas las personas que habéis comentado hasta ahora y a las que comentaréis en el futuro. No sé si podré contestar a nuevos comentarios, así que os doy las gracias por adelantado y os pido disculpas por si no os respondo.
No puedo asegurar un "hasta luego" ni quiero cerrar el blog con un "hasta siempre". ¿Quién sabe lo que pueden traer los próximos años? Por eso, sólo digo "adiós".

miércoles, 23 de noviembre de 2016

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Y ENTONCES VIO LA LUZ...


«Y entonces vio la luz. La luz que entraba
por todas las ventanas de su vida.
Vio que el dolor precipitó la huida
y entendió que la muerte ya no estaba.

Morir sólo es morir. Morir se acaba.
Morir es una hoguera fugitiva.
Es cruzar una puerta a la deriva
y encontrar lo que tanto se buscaba.

Acabar de llorar y hacer preguntas;
ver al Amor sin enigmas ni espejos;
descansar de vivir en la ternura;

tener la paz, la luz, la casa juntas
y hallar, dejando los dolores lejos,
la Noche-luz tras tanta noche oscura».

José Luis Martín Descalzo (1930-1991) 

sábado, 29 de octubre de 2016

Jabón facial y corporal de aguacate, de Forever

El verano pasado me trajeron de Suiza un jabón facial de aguacate, de Forever (142 g).

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

Lo he estado utilizando como paso único para la limpieza facial simple y como paso final tras el desmaquillado con leche limpiadora para eliminar todos los restos.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

El jabón que suele quedar adherido a la jabonera lo he utilizado para lavar las brochas antes de limpiar los restos de la jabonera.
Mi experiencia con este jabón ha sido buena aunque no me ha cambiado la vida y no voy a estar encargándole a nadie que me traiga este jabón de sus viajes. Lo que sí he decidido es gastar de esta manera una serie de jabones que había comprado para la cara (Dove, La Toja, Lida...) y que están en la reserva esperando su momento.

sábado, 15 de octubre de 2016

Vacaciones, 3ª parte

Hemos estado una semana en Lanzarote, una isla de belleza impactante y diferente.
Un destino turístico muy recomendable.

Parque Nacional de Timanfaya; fuente

sábado, 8 de octubre de 2016

Limpiadoras faciales en espuma: L'Occitane y Nivea

En los últimos meses he terminado dos limpiadoras faciales en espuma, ambas en envases de 150 ml. Aunque el producto se ve líquido, el dosificador hace que salga en espuma.
Primero probé la de L'Occitane, de la línea Immortelle. Tiene un fuerte aroma a mimosa que me resultaba muy agradable al usarla pero que no me sentaba bien. El exceso de perfume me empeoraba un poco las rojeces; supongo que una piel normal no tendría problemas con esta mousse. Me duró 6 meses usándola a diario (1-2 pumps de dosificador). No he tirado el envase vacío porque L'Occitane vende recargas de 300 ml que salen más económicas y no sé si algún día podría venirme bien.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

Acostumbrada a la comodidad de una limpiadora en espuma, decidí probar la de Nivea para pieles secas/sensibles (la "suave", bote color rosa). No recuerdo el aroma porque era muy suave; me resultaba agradable pero no tenía una experiencia tan "sensorial" como con la otra. En cambio, no me producía rojeces. Por algún motivo, tal vez porque era más barata, usaba más cantidad (2-3 pumps de dosificador) y me duró 4 meses utilizándola a diario. Si tuviera que repetir, hoy por hoy elegiría esta limpiadora de Nivea (no la "refrescante", bote color azul, indicada para pieles normales).

sábado, 1 de octubre de 2016

Contorno de ojos Hydra Floral, de Decléor

Hace poco terminé un tubo del contorno de ojos Hydra Floral (15 ml), de Decléor. Lo compré en Maquillalia en marzo de 2014, aprovechando una promoción de un pack que también contenía la hidratante facial de la misma línea (50 ml) y el sérum en aceite Aromessence Neroli (5 ml) por el precio (a su vez rebajado) de la hidratante facial.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

Utilicé la hidratante en su momento y no me fue mal pero tampoco noté unos efectos espectaculares. En cuanto a este contorno, lo he utilizado en todo el rostro porque se me había quedado antiguo y no quería que se me eternizara. En general, el aroma de estos dos productos me ha parecido excesivo. No me han dado grasa ni me han hecho reacción pero no he notado ninguna mejora en el estado de la piel, lo que hubiera sido de esperar teniendo en cuenta que son de gama alta aunque también es verdad que son de la línea más básica (sólo hidratante). Del sérum en aceite probé una muestra en su día y sí me noté la piel mucho mejor, más calmada, elástica y cómoda.
De esta marca, tengo previsto gastar a lo largo de este otoño:
- el sérum en aceite Aromessence Neroli (5 ml) que venía en el pack (cuando termine un par de sérums que tengo empezados);
- una crema más avanzada, Expression de l'âge (50 ml), de la misma época. En este caso, no me preocupa tanto el PAO porque el envase tiene un sistema de émbolo airless pero no quiero seguir postergándola.

sábado, 17 de septiembre de 2016

Gel espumoso limpiador con caléndula, de Kiehl's

He terminado un envase de viaje (75 ml) del gel espumoso limpiador con caléndula, de Kiehl's. Lo compré aprovechando un cupón de bienvenida con el que, por cualquier compra, regalaban un bálsamo de labios (15 ml) que aún no he estrenado.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

Al principio me gustó bastante porque no me dejaba sensación de tirantez en el rostro. Más adelante, le cogí un poco de manía porque le atribuía un empeoramiento de las rojeces. Después me pareció que las rojeces se debían a un champú demasiado fuerte y que el limpiador no le sentaba mal a mi piel. Ahora que lo he terminado, debo decir que me gusta pero creo que un jabón o un gel suave de farmacia puede servirme para lo mismo y ser mucho más económico. He empezado a usar una pastilla de jabón que me regalaron para terminar la limpieza facial y, de momento, no me va mal.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

domingo, 11 de septiembre de 2016

Desmaquillante para ojos Pur Bleuet, de Yves Rocher

Cada cierto tiempo, Yves Rocher cambia el formato de sus envases. En mi opinión, es una manera de subir los precios en general, aunque no siempre.
Por ejemplo, el pasado verano cambiaron el envase del gel de ducha para cabellos y cuerpo "Monoï de Tahiti"; en esta entrada muestro el antiguo (150 ml), y en ésta muestro el nuevo (200 ml). Puede que me equivoque pero no recuerdo que subieran el precio.
Generalmente no me importa demasiado esta "política empresarial" porque suelo comprar productos muy concretos y que comparo con otras marcas; si la relación calidad/precio merece la pena respecto a lo que se puede encontrar en otros sitios, lo compro.
Por este motivo no me ha hecho demasiada gracia el cambio del envase del desmaquillante exprés para ojos Pur Bleuet de 125 a 100 ml manteniendo el precio. 

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

CALIDAD DEL PRODUCTO
Es mi favorito desde hace tantos años que ni me acuerdo. Creo que lo probé por primera vez en los noventa (entonces no se llamaba Pur Bleuet pero era el mismo: bifásico y con aciano). Por circunstancias laborales, dejé de tener acceso fácil a Yves Rocher y me desenganché del programa de fidelidad. Hace 8 años, acompañando a una amiga a la tienda, volví a engancharme sólo por este desmaquillante de ojos (en ese momento no había tantos desmaquillantes bifásicos en el mercado).

PRECIO
En 2016, su precio es de 7 euros. Costaba 7.80 euros en 2013 (lo sé por esta entrada en la que comparaba nueve desmaquillantes de ojos) y 8 euros en 2014 (lo sé por esta entrada que escribí comparándolo con el desmaquillante bifásico de Garnier). Vamos, que el precio ha subido después de haber bajado... pero bajó porque lo habían subido mucho. Teniendo en cuenta que lo habitual es comprar en Yves Rocher con un descuento del 50%, ahora compraríamos 100 ml por 3.50 euros. Por tanto, sale más económico el desmaquillante bifásico de Garnier (los 125 ml cuestan 3.99 euros pero puede encontrarse fácilmente a 3.50 euros, es decir, los 100 ml saldrían a 3.2 euros o a 2.8 euros).

ENVASE
Desde que limitaron a 100 ml el volumen máximo de los envases de líquidos que pueden transportarse en la cabina del avión, me he preguntado por qué la inmensa mayoría de los desmaquillantes de ojos mantenían su volumen de 125 ml. Sí, se pueden trasvasar a envases más pequeños pero no es recomendable manipular los productos que van a los ojos y, en el caso de los líquidos bifásicos, veo complicado mantener las proporciones por mucho que agitemos el producto antes de volcarlo. Que mi desmaquillante de ojos favorito venga en un envase de 100 ml es una buena noticia porque me he complicado con formatos menores de otras marcas que no me gustan tanto (Sephora, Anne Möller...). Se acabó estar guardando botecitos. Además, este nuevo envase se desenrosca con facilidad y puede servir para llevar otros productos: gel, champú, acondicionador...
El orificio de salida del nuevo tapón es algo menor. Intuyo que, a pesar de traer menos cantidad, un envase seguirá durándome un mes utilizándolo de lunes a viernes. El de Garnier tenía un orificio aún mayor y me duraba menos. Ahora bien, eso entra en el cuidado que se quiera tener al humedecer el algodón.

IMPRESIÓN
El hecho objetivo es que han subido el precio del mililitro y eso no genera una impresión positiva en la tienda. Ellos deben saberlo porque "casualmente" había una promoción especial: dos envases por 5.95 euros (es decir, 2.975 euros/100 ml, en la horquilla de precios de Garnier). Como diciendo: "Tenemos una noticia buena y una mala". Primero, la mala: ver envases más pequeños al mismo precio en el estante. [Pese a todo, meter un envase en la cesta para aprovechar los 100 pétalos del tarjetón]. Después, la buena: en caja, la dependienta te informa de la "oferta especial...". [Y añadir un segundo envase en la cesta para el mes siguiente]. En fin, problemas del primer mundo.

jueves, 8 de septiembre de 2016

Aceite de rosa mosqueta, de NBN

He terminado un envase de aceite de rosa mosqueta de la marca NBN. La etiqueta indica que se trata de un "aceite vegetal de 1ª presión en frío de semillas de rosa mosqueta (procedente de agricultura ecológica) de Chile y vitamina E". El frasco es de 50 ml y tiene un PAO de 12 meses, que es lo que me ha durado.
Tiene un llamativo color amarillo que mancha la ropa así que hay que tener cuidado. Suelo usar una toallita pequeña de tocador cuando utilizo estos productos y, tras varios lavados, las manchas no han salido. No me importa porque es una toallita bastante vieja pero aviso. También hay que tener en cuenta que es un aceite fotosensible, por lo que debe evitarse la exposición al sol inmediatamente tras su uso.
Creo que es un buen aceite para acelerar la recuperación de las pequeñas heriditas y rozaduras cuando ya han cerrado y están en fase de "costra".
Lo compré en un herbolario por unos 15 euros. 

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

¿Lo volveré a comprar? Es posible, aunque preferiría probar otra marca que tuviera un frasco opaco.
¿Lo recomiendo? Sí, entre otras cosas porque es mucho más barato que el que suelen vender en las perfumerías.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Nutradeica, de ISDIN

He terminado mi segundo envase de Nutradeica, un gel-crema facial para pieles con tendencia a la dermatitis seborreica, de ISDIN.
El primer envase me lo indicó un dermatólogo a principios de 2015. Me duró casi un año (lo usaba sólo cuando tenía brotes de dermatitis). La verdad es que no me gustaba mucho por su olor a "farmacia". Tiene un PAO de 12 meses así que me forcé a gastarlo antes de que se estropeara. Al usarlo con más frecuencia empezó a gustarme más por varios motivos: su textura es muy fluida, se absorbe con rapidez, el olor se disipa enseguida y, sobre todo, es eficaz. Tanto es así que, tras terminarlo, adquirí un segundo envase que me ha durado unos tres meses, aunque no lo he usado a diario. 
Trae 50 ml y cuesta unos 12 euros aproximadamente. Es blanquecino pero no deja restos. Cuando se absorbe, es como si no llevaras nada. En el embalaje vienen las fotos de un hombre por un lado y de una mujer por el otro porque este fluido, al no llevar perfume ni color, es unisex. Este verano lo he usado mucho porque es muy ligero y necesitaba "algo" antes de la protección solar o la CC-cream (ésta se extiende y se absorbe bastante mejor al aplicarla después de este gel-crema). Lo mejor de todo es que no es sensibilizante así que no hay que temer un efecto rebote.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

¿Lo volveré a comprar? Seguro; en cuanto vuelva a tener un brote de dermatitis.
¿Lo recomiendo? Bueno, creo que los problemas de la piel debe diagnosticarlos -y aconsejar al respecto- el profesional adecuado. Sólo puedo decir que a mí me ha ido bien con este producto.

domingo, 28 de agosto de 2016

Gillian Flynn

Gillian Flynn es una periodista y autora, hasta el momento, de tres novelas de intriga:
  • Heridas Abiertas - Título original: Sharp Objects (2006)
  • Lugares Oscuros (publicada en una primera edición como La llamada del Kill Club - Título original: Dark Places (2009)
  • Perdida - Título original: Gone Girl (2012)

Este verano he leído las dos primeras; la tercera la leí cuando fue publicada en español.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el


... SPOILERS, SPOILERS, SPOILERS...

No voy a resumir las novelas sino a comentar mis impresiones para quien también las haya leído.

La primera que leí, Perdida, fue llevada al cine enseguida (2014). Son dos novelas en una: primero, la historia vista desde la perspectiva del marido; después, vista desde la esposa. La primera parte se me hizo muy lenta pero me habían regalado el libro y seguí leyendo. La segunda parte se me hizo muy intrigante y no podía dejar de leer. La verdad es que la primera parte era necesaria y se ve de otra manera conforme avanza la segunda. Esta novela me dejó mal cuerpo por la maldad de la protagonista y por la indefensión de él, que queda a merced de una psicópata. Creo que podría considerarse una novela feminista pero NO porque las mujeres tengamos "derecho" a ser unas maltratadoras sino porque, al ser el hombre el que sufre el hostigamiento, algo que suele verse poco, llama más la atención la maldad de quien ejerce la violencia y hace reflexionar sobre ese fenómeno.

La segunda, Heridas Abiertas, me pareció menos pesada aunque tal vez por ser más corta. Sin embargo, a veces se repetía mucho contando las mismas cosas y daba demasiadas pistas sobre quién podía ser "la mala", oscilando entre dos personas. Coincide con la anterior en que la protagonista también está destrozada por personajes femeninos sin escrúpulos y el final deja con mal cuerpo porque, de alguna manera, ella sigue quedando expuesta a una relación tóxica.

La tercera, Lugares Oscuros, también fue llevada al cine (2015), posiblemente para aprovechar el tirón. A mí, personalmente, es la que más me ha gustado. Hay más personajes cuyos puntos de vista conocemos, por lo que se hace menos pesada. La intriga te atrapa enseguida y no te suelta hasta el final. Y el final, como parece ser una marca de la casa "Gillian Flynn", incluye la impunidad de una mujer malvada aunque la protagonista la compadece y justifica. Por otra parte, la novela refleja bien los sentimientos de personas muy diferentes en situación de pobreza e invita a pensar en cómo se vive la desigualdad social "desde abajo" (sobre este tema me extenderé en otra entrada).

Estas novelas no son "bonitas" ni "agradables". Contienen violencia verbal y física (incluyendo el asesinato). Son thrillers que, por lo menos a mí, me han atrapado desde aproximadamente la mitad de su lectura y me han sorprendido con sus finales. Porque sus finales van más allá de quién es el/la culpable. Por ejemplo, en Perdida se sabe que la esposa es "la mala" desde que empieza su punto de vista hacia la mitad del libro. Sin embargo, el final te golpea y se hace difícil de olvidar.

domingo, 21 de agosto de 2016

La protección solar de este verano

Este verano he utilizado varios protectores solares.

En la playa, he optado por una leche solar de Vichy en spray con SPF 50+ porque una amiga me dijo que los protectores en aceite perdían bastante eficacia con la arena y el mar.
Fuente

Me ha ido bien: la absorción era fácil y no me he quemado. La verdad es que sólo pisé la playa dos veces en una semana: el resto de los días fui a la piscina o a la ciudad.

Para la ruta en coche visitando Castilla y León, he preferido un protector solar en aceite: me gusta más cómo se absorbe y no mancha tanto la tapicería del coche. He usado el aceite seco Photoderm Bronz (SPF 50+), de Bioderma (200 ml), que se ve en la foto de mi Instagram.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el


En veranos anteriores usé el protector solar en aceite Anthelios XL (SPF 50+), de La Roche-Posay (200 ml). Ambos son resistentes al agua, aptos para pieles sensibles y libres de parabenos. El de La Roche-Posay también está indicado para rostro pero sólo lo he usado en el cuerpo. La verdad es que me parecen prácticamente iguales; si acaso, el de Bioderma me ha parecido más denso: se absorbía peor y tenía suficiente con menos cantidad. El de Bioderma tiene un PAO de 9M. No recuerdo el PAO del de La Roche-Posay pero creo que era de 12M. Cuando tenga que reponer, lo haré con el que tenga un PAO mayor y, si coincide, con el que encuentre a mejor precio. En cualquier caso, prefiero el formato en aceite frente a otros tipos de protectores solares.

Fuente

También he usado mucho el stick Face Guard (SPF 50), de Australian Gold (14 g). Aunque esté indicado para la cara (y alguna vez lo he utilizado ahí sin que me haya dado problemas), me parece muy espeso y lo reservo para los brazos cuando tengo que conducir, ya que es fácil reaplicarlo al hacer una parada sin ensuciarse las manos. No se absorbe nada bien (o tal vez uso demasiada cantidad); forma una película transparente (algo amarillenta tras varias reaplicaciones) que se supone que protege del sol pero también aumenta la sensación de "freírse". En el envase no indica el PAO. No sé si es porque lo uso para ocasiones especiales pero tengo la impresión de que este formato cunde mucho. Ya lo había probado con el Anthelios XL Stick Zonas Sensibles (SPF 50+), de La Roche-Posay (9 g), que deja una película algo más blanquecina, es más caro y trae menos cantidad. Por otra parte, el de Australian Gold huele a verano, a fruta tropical madura. No recuerdo el aroma del stick de La Roche-Posay.

Para la cara, he terminado el Photoderm MAX (SPF 50+) Tinted Aquafluid (Light Colour), de Bioderma (40 ml). Como el aceite corporal, es resistente al agua, apto para pieles sensibles y libre de parabenos. Es muy, muy fluido. El tubo está diseñado para sostenerse "boca abajo" pero hay que tener cuidado y abrirlo "boca arriba" para que no se salga libremente el producto. El tono claro me queda bien, aunque tiende a un subtono rosado, porque apenas tiene cobertura. Tiene un PAO de 6M. Ya tengo repuesto pero quiero reservarlo para marzo (es cuando suelo hacerme un repaso de la fotodepilación) y continuar hasta que se me acabe a finales del verano. Aunque sea tan fluido, cunde mucho. Es muy similar al Anthelios XL Fluido Extremo (SPF 50+) con color, de La Roche-Posay (50 ml), del que hablé hace tres años. Estos formatos tan fluidos son muy agradables de llevar pero tengo la impresión de que no le sientan bien a una piel sensible. Cuando termine el repuesto del fluido de Bioderma probaré otros protectores faciales.

Cuando terminé el fluido facial de Bioderma, a mitad del viaje, retomé la CC-cream Superdefense (SPF 30), de Clinique (40 ml). Esta crema no se termina nunca. Con muy poca cantidad cunde muchísimo. Es muy espesa, me queda algo oscura (tono light medium) y tiene mucha cobertura. Creo que fue un error no llevarme el repuesto del protector solar facial de Bioderma al viaje porque he vuelto con un par de manchitas nuevas (han sido muchas horas de coche a pleno sol y he descuidado las reaplicaciones en el rostro). Ahora, de vuelta al trabajo, no estoy tan expuesta y sigo con la CC-cream porque, si no, no va a haber manera de terminarla, ya que durante el invierno me queda demasiado oscura. No repetiré.

martes, 16 de agosto de 2016

DopoBronz, de LeKuth+

A finales de julio terminé esta crema para después del sol: DopoBronz, de LeKuth+ (125 ml). Se supone que es para rostro y cuerpo pero sólo la he utilizado en el cuerpo. Como comenté en su momento en Instagram, se absorbe bien, dejando la piel calmada, suave y elástica. El aroma inicial no me gusta mucho pero se disipa enseguida. Tiene una buena relación calidad/precio. La compré en una farmacia por 3.99 euros, aunque tal vez fuera una promoción especial.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

Dejo constancia del INCI. Se supone que no lleva níquel, cromo ni cobalto. Creo que merece la pena probarla.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

domingo, 14 de agosto de 2016

Vacaciones, 2ª parte

Mi segunda tanda de vacaciones este año ha durado nueve días y he visitado con mi marido muchos lugares de Castilla y León (Burgos, San Pedro de Cardeña, Vivar del Cid, Frómista, Carrión de los Condes, Sahagún, León y Astorga) y dos de la comunidad de Madrid (Buitrago del Lozoya a la ida y el Monasterio de El Escorial a la vuelta).
Ha sido un viaje denso, lleno de paisajes diferentes, murallas, castillos, iglesias (nunca había visto tanto arte románico), plazas mayores y callejuelas intrincadas. Ganas de leer el "Cantar de mio Cid". Gastronomía contundente y muy buena. Lo último lo he probado ya en casa: mantecadas, tejas de almendra y chocolate de Astorga (la verdad es que éste ya lo había degustado en el Museo del Chocolate de esa ciudad).

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

Ha sido un viaje en coche particular: muchos kilómetros y bastante cansancio en el camino de regreso (parando cada dos horas, por supuesto) pero ha merecido la pena. Repetiría por otros sitios de Castilla y León y aún me faltarían muchos más por visitar. 

jueves, 28 de julio de 2016

Light Blue, de Dolce&Gabbana

Estos días he terminado una muestra de "Light Blue", de Dolce&Gabbana.
Según Fragrantica, es una fragancia de la familia olfativa floral frutal para mujeres lanzada en 2001. Notas de salida: manzana, cedro, campanilla y limón siciliano (lima siciliana); notas de corazón: rosa blanca, bambú y jazmín; notas de fondo: ámbar, almizcle y cedro.
Sus anuncios se ambientan en la maravillosa isla de Capri.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

Me gusta mucho pero me huele a persona conocida. Nunca me había pasado esto con un perfume: "si me gusta, me gusta y no me importa que sea muy común". Eso pensaba. No creo que lo compre porque me recuerda a varias personas. Sin embargo, es un aroma que me parece muy agradable y que perdura a lo largo del día sin ser invasivo.

martes, 19 de julio de 2016

El aroma de las vacaciones en la playa

Ya dediqué una entrada al aroma de Monoï. Suelo llevar un envase del gel/champú de Yves Rocher a las vacaciones en la playa. Antes era de 150 ml pero este año han cambiado a un envase de 200 ml y me ha sobrado una cuarta parte utilizándolo durante una semana sólo como gel de ducha. En algún blog leí que existe un gel parecido de la marca Bonté, de supermercados Día, y pensaba comprarlo este año pero me llegó un tarjetón de Yves Rocher con una oferta especial para mí, supongo que basada en mis compras anteriores. El precio del duplo gel/champú más aceite seco se me quedaba más bajo que el de ambos productos por separado con el descuento del 50%. Ya había gastado un envase de ese aceite y dudaba si probar el otro que tiene Yves Rocher (aceite tradicional) pero entre la oferta y que no termina de convencerme el frasco de cristal del aceite tradicional, me decidí por repetir con el aceite seco, que viene en un bote de plástico con dosificador tipo spray. En una semana habré gastado un 30% de su contenido, usándolo a diario y reaplicando de vez en cuando.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el

¿Lo recomiendo? Bueno, yo he repetido y no suelo repetir con los cosméticos porque me encanta probar cosas nuevas. Sí es verdad que tengo pendiente probar el gel de Bonté (y guardaré el envase de Yves Rocher para rellenarlo con el gel de Bonté). El anterior envase de 150 ml tenía la tapa a presión y no era cómodo rellenarlo pero el nuevo envase tiene un tapón de rosca muy fácil de quitar. En cuanto al aceite, con el primer bote que gasté me ocurrió que las pegatinas con información se pusieron enseguida muy pegajosas y medio despegadas, así que las tuve que quitar. Por supuesto, lo más importante es el producto pero no es muy agradable que te ocurra eso con el packaging. De hecho, las pegatinas ya se están empezando a despegar por los bordes de este segundo envase. En fin, opino que estos productos son perfectos si hay que sucumbir con un tarjetón y están al 50% pero quien no tenga un Yves Rocher a mano seguro que encuentra productos similares en su perfumería más cercana.

lunes, 18 de julio de 2016

Vacaciones, 1ª parte

Mi primera tanda de vacaciones este año ha consistido en una semana en la Costa del Sol con mi familia. He vuelto a visitar el "Mariposario de Benalmádena", creo que por tercera vez. Se pueden observar muchísimas especies de mariposas en un ambiente tropical (con una humedad en torno al 80%), con una vegetación propia de las zonas del mundo de donde provienen. También se puede ver un wallaby, una gran tortuga, algunas iguanas (este año sólo he visto una), camaleones (este año no los he visto) y diversas carpas japonesas en un bonito estanque. 

Mariposario de Benalmádena.

Una foto publicada por Laylah (@laylah.night) el


Han sido unas tranquilas vacaciones en familia, con algo de playa, un poco de piscina, bastante música en vivo, varias incursiones en centros comerciales (¡cómo evitar las rebajas!) y largos ratos de conversación.

viernes, 1 de julio de 2016

Jasmin & Bergamote, de L'Occitane

Igual que con Totem Yellow, de Kenzo, tenía dos muestras en sobre de esta EDT: Jasmin & Bergamote, de L'Occitane. Según Fragranticaes una fragancia de la familia olfativa cítrica aromática para mujeres lanzada en 2013. Notas de salida: mandarina, petit grain y bergamota; notas de corazón: jazmín egipcio y jazmín; notas de fondo: sándalo y cedro.

Jasmin & Bergamote, de L'Occitane; fuente
Los sobres, de 0.3 ml, tenían un sistema especial para la dosificación gota a gota, lo que me ha permitido usarlos 2-3 días cada uno. Es un aroma femenino y limpio, muy floral, que recuerda a la primavera cuando se acerca el verano o a las noches de verano en un pueblo de la sierra. El jazmín también me recuerda a iglesias adornadas en mayo y junio para bodas, bautizos y comuniones. De hecho, reservé estas muestras para la semana del Corpus. Me gustó mucho pero creo que podría llegar a cansarme si lo usara en exclusiva o para diario. Está muy bien para ocasiones especiales.

miércoles, 22 de junio de 2016

Angel eau sucrée, de Thierry Mugler

Angel eau sucrée, de Thierry Mugler; fuente
Sigo probando muestras de perfume. Esta vez he gastado un vial de 1.2 ml del EDT Angel eau sucrée, de Thierry Mugler. Según Fragranticaes una fragancia de la familia olfativa oriental vainilla para mujeres lanzada en 2015. Notas de salida: bayas rojas y sorbete; notas de corazón: merengue y caramelo; notas de fondo: pachulí y vainilla.
No sé si es porque empiezo a estar cansada de los aromas golosos pero éste no me ha gustado nada. Al aplicarlo, me parecía rancio y desagradable. Al cabo de un rato, me empezaba a oler mejor, pero demasiado dulce (sí, a merengue). No lo compraré.

miércoles, 15 de junio de 2016

Totem Yellow, de Kenzo

Con la llegada del calor, he probado un par de muestras en sobre (no sé cuánto traían: me han dado para dos días) de la fragancia unisex Totem Yellow, de KenzoSegún Fragrantica, se lanzó en 2015 y pertenece a la familia olfativa cítrica para hombres y mujeres. Notas de salida: toronja (pomelo) rosada y limón (lima ácida); notas de corazón: té, durazno (melocotón), rosa y hediona; notas de fondo: notas amaderadas, cuero y almizcle blanco. Forma parte de una colección que también cuenta con las fragancias Totem Orange Totem Blue.

Totem Yellow EDT, de Kenzo; fuente
Fragancias Totem, de Kenzo; fuente




















Totem Yellow, de Kenzo, es un aroma cítrico bastante fresco y que, a la vez, tiene muchísima duración sin ser cargante: se mantiene casi igual a lo largo de todo el día. Me recuerda al EDT de Verbena, de Yves Rocher, con la diferencia de que esta colonia es más femenina y apenas dura en la piel. También es verdad que el precio difiere mucho entre ambas EDT: la de Kenzo cuesta 56 euros/50 ml (sin descuentos) frente a los 15.90 euros/100 ml de la de Yves Rocher (que, además, suele tener un descuento del 50%).
De Totem Yellow me gusta que huele a limón amaderado sin dar la sensación de fregasuelos. Se supone que es una fragancia joven pero a mí me recuerda al libro "Abuelita Opalina", de María Puncel (Premio Lazarillo 1971)que leí siendo niña. Y no me desagrada. Desde hace poco soy tía-abuela, con edad de "sólo tía", y me gusta. Me parece más entrañable. Me resulta muy tierno oler a limón como las abuelas Irene y Opalina. Y, al mismo tiempo, me gusta la imagen publicitaria de Kenzo, juvenil y dinámica, y sueño con viajar al desierto de California.

miércoles, 8 de junio de 2016

Método KonMari

El pasado mes de enero leí "La magia del orden", de Marie Kondo (alias KonMari).

Fuente
Fuente







Lo leí dos veces seguidas en menos de una semana.
Se han publicado muchos resúmenes de este libro en internet. No voy a explayarme repitiendo lo mismo. Sólo quiero comentar mi experiencia hasta el momento.
KonMari propone, básicamente, juntar en un mismo sitio todo lo que se tiene de determinadas categorías (siguiendo un orden de menor a mayor dificultad: ropa, libros, papeles, komono y recuerdos), ir tomando cada objeto en las manos y descartar todo lo que no nos transmita alegría.

Fase 1: ROPA
Por fin vuelvo a tener toda mi ropa lista para ser usada: doblada al estilo KonMari (gracias, sobre todo, a los vídeos de Lavendaire) o colgada en perchas, pero a la mano. Se acabó para siempre el "cambio de armario". El canapé ha quedado para rellenos de fundas nórdicas, almohadas y similares. Ahora tengo algo así (no en un vestidor sino en un par de armarios):

Fuente

Ya escribí entradas anteriores sobre el Proyecto 333, mi inventario para llevarlo a cabo con mi ropa, mis propósitos en ese sentido para el otoño de 2014 y mi intención de reducir mi colección de cosméticos a 100 ítems (esto entraría en el apartado de komono).
No fui capaz de renovar el Proyecto 333 para el invierno de 2014. Me resultaba muy tedioso. Además, como dice KonMari, la calefacción y el aire acondicionado -aparte de lo cambiante que es el tiempo- convierten en algo bastante relativo la clasificación de la ropa por estaciones. Leí bastantes consejos sobre minimalismo y me ayudaron a reducir mis posesiones pero el "armario-cápsula" no iba conmigo.

Fase 2: LIBROS
Durante casi toda mi vida, mi mayor tesoro han sido los libros. Cuando era pequeña, eran mi refugio. En vez de meterme en una tienda infantil (en mis tiempos no era algo tan habitual como hoy), me sumergía en la lectura. Le leído muchos libros. 

Fuente
Fuente

Con el tiempo había ido desprendiéndome de bastantes pero seguía teniendo demasiados. En los últimos meses, he donado la mayor parte de ellos y aún sería conveniente que donara más. Me he quedado con los que me gustaría leer y aún no he leído. KonMari afirma que es raro que se relean los libros ya leídos y que se lean algún día los que aún no se han leído. Defiende conservar sólo unos pocos, los que realmente transmitan alegría. Yo he decidido conservar los que tienen mucho valor sentimental por estar dedicados o por mi parentesco o amistad con su autor. También algunas enciclopedias profesionales que aún no estoy preparada para donar. Por otra parte, si algún día quiero releer algún libro relativamente actual, puedo conseguirlo para el Kindle.

Fase 3: PAPELES
Esto ha sido la verdadera liberación. Deshacerme de decenas de carpetas con apuntes de la universidad, de cursos de formación continuada, de recortes de periódico, de fotocopias, de impresos y resguardos obsoletos (garantías vencidas, manuales de electrodomésticos, declaraciones prescritas...). Hasta cartas y diarios que han aparecido y que no he necesitado "dejar para luego", adelantándome a la fase final (recuerdos).


Fuente
Fuente














Todavía tengo algunas cajas con papeles que debo revisar despacio este verano. Sin embargo, es una cantidad manejable y no son papeles del pasado sino del presente, que hay que comprobar antes de desechar. Lo cierto es que me siento bastante satisfecha con la experiencia y con ganas de pasar a las siguientes fases. De hecho, ya he ido adelantando un poco en las siguientes categorías.

Fase 4: KOMONO
Es decir, miscelánea de objetos más o menos pequeños: figuritas, CDs, cosméticos... Como se puede intuir echando un vistazo a mi blog, tengo trabajo por delante. Ya me he desecho bastantes cosas de esta categoría y, aunque KonMari aconseja hacerlo de un tirón, después de haberme desprendido en un primer momento de muchas cosas, he adoptado la técnica de "tirar una cosa al día". Casi siempre son envases vacíos y objetos medio rotos que habría guardado en otra época "por si acaso".


Fuente

Fase 5: RECUERDOS
Ya me he despedido de muchos que tenían forma de ropa, de libro, de papel o de komono. Como en el caso de los papeles, sigo guardando recuerdos en varias cajas que me gustaría revisar este verano. A menudo pienso en una frase que se repite en muchos blogs minimalistas y es que el afecto está en el interior del corazón, no en un objeto exterior. 

Esta es mi experiencia hasta el momento. Espero completarla a lo largo del verano.