jueves, 25 de septiembre de 2014

Moisture Surge Extended Thirst Relief, de Clinique

Ayer terminé un gel-crema hidratante intensivo: Moisture Surge Extended Thirst Relief (50 ml), de Clinique. Según la web de la marca:
"Hidrata, refresca y calma la piel durante 12 horas. Se puede usar siempre que sea necesario, debajo o encima del maquillaje. Se absorbe rápidamente sin dejar una película de residuo".
Moisture Surge Extended Thirst Relief (50 ml), de Clinique

La empecé el 8 de agosto y la terminé el 24 de septiembre así me los 50 ml me han durado casi siete semanas. Se trata de una hidratante de día y de noche y la he utilizado dos o tres veces al día: por la mañana, a primera hora de la tarde (después de desmaquillarme) y por la noche. Tal vez podría haberla estirado un poco más usando menos cantidad, quizás hasta diez semanas, porque soy un poco exagerada con las cantidades. Este gel-crema me ha resultado muy agradable, se absorbe muy bien y no me ha empeorado las rojeces. De hecho, es el segundo envase que gasto y no suelo repetir con una crema. Seguramente volveré a comprarlo la próxima vez que caiga con la típica promoción de Clinique (regalo de neceser con minitallas) pero espero terminar antes mi actual stock de cremas.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Finish Five by Fall: balance

Hace seis semanas me uní al reto Finish Five by Fall. En este tiempo he terminado varios productos cosméticos que uso habitualmente pero no todos los que me había propuesto. 
Mi balance es el siguiente:
1) Contorno de ojos Hydra Collagenist, de Helena Rubinstein (15 ml). Terminado.
Le quedaba poco y me gustaba mucho pero no lo usaba por pereza. En estas semanas he cogido el hábito de utilizar contorno de ojos y he calculado que gasto aproximadamente 1 ml/semana, aunque esto depende mucho de la textura que tenga. He usado un nuevo contorno durante un par de semanas así que imagino que me durará hasta el invierno (Fast Response Eye Cream, de MAC, 15 ml). No me lo planteo como un nuevo reto: sólo tomo nota para hacerme una idea de lo que tengo y para cuánto tiempo me queda. No repetiré porque ya no se vende en España y existe una oferta lo bastante amplia como para no tener que comprar fuera.
2) Crema de pies de ASAC Pharma (Podocrem, 50 ml). Desechada.
La usé unos cuantos días pero estaba un poco pegajosa y se me quedaban restos en la zona de las uñas. No puedo decir que la crema fuera mala porque llevaba caducada desde 2007. Se absorbía relativamente bien y tenía un notable olor a eucalipto que no me resultaba desagradable. Pero se me hacía eterna y no me resolvía nada; al contrario, tenía que volver a lavarme los pies a conciencia para eliminar los restos de crema. No repetiré (*).
3) Crema de pies de Yves Rocher nutritiva (30 ml). Terminada.
Me he forzado a usarla porque había caducado en marzo de este año y no quería que me pasara como con la anterior. Es fresca, se absorbe muy bien y tiene un aroma agradable. Sin embargo, no repetiré (*).
4) Crema de pies de Yves Rocher nutritiva (50 ml). Pospuesta.
Caduca en mayo de 2016 así que la he apartado para el verano que viene. No repetiré (*).
(*) Aclaración: no repetiré con ninguna crema de pies porque me parece un producto totalmente prescindible. Prefiero utilizar una manteca corporal como las de The Body Shop para todo. Me resulta raro usar una manteca con aroma a frambuesa (por ejemplo) en las manos, brazos y piernas y una crema de pies con olor a lavanda en los pies. Y sería más raro todavía usar una crema con olor a lavanda en otro sitio que no fueran los pies. Me gusta el aroma a lavanda para los antipolillas, los ambientadores y el suavizante de la ropa... incluso estaría bien para unas sales de baño pero no para una crema (exceptuando las de pies, pero eso interfiere con otros olores).
5) Benetint (minitalla de 4 ml). Desechado.
Lo abrí en enero de 2013 así que estaba pasado desde hacía meses (PAO: 12 M). Le he dado mucho uso (casi diario) durante este mes y medio pero le habían aparecido posos blancos en el fondo y le quedaba menos de la mitad así que he tirado el resto. No repetiré. Resulta paradójico que, después de pillarle el truco para que no se me saliera por los bordes, me haya convencido de que no merece la pena. No dura puesto ni una mañana y no me parece un formato higiénico.
Balance final
- He terminado o desechado 4/5 productos que hubieran seguido estropeándose en mi stock durante meses de no haber sido por este reto así que estoy contenta.
- No repetiré con ninguno de ellos, no porque sean malos sino porque no me resultan cómodos (en el caso del contorno, no me resulta accesible).

jueves, 18 de septiembre de 2014

100 items or less: cosméticos

Simplificar mi vida es un tema recurrente que me viene a la cabeza cada cierto tiempo, especialmente en Navidad y Año Nuevo, antes del verano y al comienzo de cada curso.
Tal vez sea porque estamos en septiembre pero ahora me ha dado por intentar recuperar el control sobre mi neceser. En los últimos años he estado leyendo muchos beauty-blogs y he acumulado más cosméticos de los que puedo gastar antes de que caduquen. Me he dado cuenta de que tengo demasiados y he decidido adaptar el reto 100 items or less a mi colección de productos de belleza femeninos.
Hace tiempo que tengo hecho el inventario de todos mis cosméticos, dedicando una fila a cada categoría (por ejemplo, "colonias y perfumes") y señalando en las columnas siguientes el número de ítems y la descripción de cada uno de ellos.
Para seleccionar los 100 ítems que -como máximo- deberían conformar mi colección de cosméticos, me he basado en mi inventario y me he dedicado a "podarlo":
1) Junto a la columna con el número real de ítems, he añadido otra columna para indicar el número máximo que debería tener (la suma total es 100) y otra en la que calculo la diferencia entre ambas para hacerme una idea de cuánto me sobra o tengo en la reserva.
2) He sacado del inventario tres tipos de cosméticos:
a) Todo lo que tengo en tamaño de viaje, minitallas, muestras... He puesto estas cosas aparte para usarlas en los próximos viajes que tengo previstos.
b) Todo lo que no uso porque no me va: bases, bronceadores, coloretes, esmaltes y sombras de colores imposibles para mi estilo o con demasiados brillos... La idea es dárselo a una amiga a la que le gustan estas cosas y que a su vez tiene otras amigas a las que también les gustan.
c) Todo lo que está caducado o que no es higiénico compartir: labiales y glosses usados, productos cremosos manoseados, esmaltes espesos... directamente a la basura.
Después del expurgo sigo teniendo bastante más de 100 cosméticos pero voy a conservar ese excedente para ir reponiendo lo que vaya gastando. Mi meta es llegar a tener sólo 100 cosméticos: aunque puede parecer poco minimalista, en la práctica es "uno de cada" con algunas excepciones en el colorido. He contado cada tono de sombra de ojos por separado porque todas tienen un tamaño similar. 
  1. Jabón en pastilla
  2. Dentífrico
  3. Colutorio
  4. Gel de baño
  5. Gel íntimo
  6. Champú
  7. Acondicionador
  8. Mascarilla capilar
  9. Protector térmico capilar
  10. Desodorante
  11. Perfume para el curso
  12. Colonia para el verano
  13. Agua micelar
  14. Tónico
  15. Desmaquillante facial
  16. Desmaquillante de ojos
  17. Desmaquillante de uñas
  18. Exfoliante corporal
  19. Exfoliante facial
  20. Mascarilla desincrustante
  21. Aceite de árbol de té
  22. Contorno de ojos
  23. Aceite corporal
  24. Manteca corporal
  25. Crema de manos
  26. Protector solar facial
  27. Protector solar corporal
  28. Protector solar en stick
  29. Aftersun
  30. BB-cream/CC-cream
  31. Aceite facial
  32. Hidratante 24 h
  33. Precorrector
  34. Corrector
  35. Bronceador
  36. Iluminador
  37. Polvos compactos claros (invierno)
  38. Polvos compactos oscuros (verano)
  39. Polvos sueltos (minerales o no)
  40. Base fluida
  41. Colorete para el curso
  42. Colorete para el verano (crema)
  43. Perfilador rojo
  44. Perfilador fucsia
  45. Perfilador rosa
  46. Perfilador nude
  47. Perfilador transparente
  48. Bálsamo de labios (cacao)
  49. Prebase labial
  50. Labial rojo 
  51. Labial fucsia
  52. Labial rosa
  53. Labial nude
  54. Gel fijador de cejas transparente
  55. Gel fijador de cejas con color
  56. Prebase de ojos
  57. Lápiz de ojos negro
  58. Lápiz de ojos negro/oliva con destellos dorados
  59. Lápiz de ojos bicolor (gris/rosa)
  60. Lápiz de ojos bicolor (marrón/caramelo)
  61. Paleta Naked Basics (Urban Decay): 6 tonos
  62. "
  63. "
  64. "
  65. "
  66. "
  67. Paleta Naked 2 (Urban Decay ): 12 tonos
  68. "
  69. "
  70. "
  71. "
  72. "
  73. "
  74. "
  75. "
  76. "
  77. "
  78. "
  79. Sombras mono en paleta personalizada: 12 tonos
  80. "
  81. "
  82. "
  83. "
  84. "
  85. "
  86. "
  87. "
  88. "
  89. "
  90. "
  91. Aceite para cutículas
  92. Removedor de cutículas
  93. Endurecedor de uñas
  94. Base coat
  95. Top coat
  96. Gotas/Spray de secado rápido de esmalte
  97. Esmalte rojo
  98. Esmalte fucsia
  99. Esmalte rosa/coral
  100. Esmalte nude

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Proyecto 333: Excel

Hace unos días, mi ciber-amiga Zaziee me pedía una entrada con la lista de mis 33 prendas para otoño y hacía una amable referencia a mi Excel.
Soy consciente de que a la mayoría de la gente le puede parecer exagerado, cuando no obsesivo, que alguien tenga un archivo de Excel con el inventario de todas sus cosas. Probablemente sea así.
De momento, sólo tengo inventariado el contenido de mi armario y de mi neceser. Empecé a tomar nota de la ropa de hogar pero me cansé y lo retomaré cuando me apetezca. Para mí no es una obligación agobiante ni me estreso si no lo tengo todo bajo control. Más bien es un hobby que, además, me ayuda a organizarme y me ahorra tiempo a medio y largo plazo.
Ya comenté en una entrada anterior que este verano he estado haciendo limpieza de armario. Al mismo tiempo, fui tomando nota de toda mi ropa, calzado, complementos y bolsos en folios de borrador. Después, poco a poco, fui pasando esa información a una hoja de Excel. Me llevó unas cuantas horas pero lo pasaba bien organizándome. Además, esto me da una visión de conjunto que no tendría de otra manera. Sin embargo, creo que sus ventajas principales son dos: filtrar y contar.

FILTRAR
La opción de filtrar en Excel me permite ver sólo lo que me interese en cada momento. Para ello, añado columnas con distintos criterios: temporada, top/down (si es ropa para la zona superior o inferior del cuerpo), tipo (abrigo, jersey, camiseta, pantalones, calzado...), marca, talla, color (en inglés, para ahorrarme las concordancias de género y número), etc. Para este proyecto, he añadido dos columnas:
  1. Columna "PROY. 333": la columna "TEMPORADA" (C), que había cumplimentado a mi manera ("ENTRETIEMPO", "OTOÑO/INVIERNO", "TODO EL AÑO", "VERANO"), no respondía a la clasificación por temporadas del Proyecto 333; con esta nueva columna (B) puedo filtrar esas temporadas según el mes en que comienzan ("ENERO", "ABRIL", "JULIO", "OCTUBRE") así como excluir la ropa interior o de casa ("INTERIOR") y de deporte ("GYM"). También dejo fuera ropa especial que apenas uso: bodas, playa... ("ESPECIAL"). No quería perder mi clasificación (C) porque me interesa saber a qué temporada pertenece esa "ropa excluída", así que añadí esta columna (B) para filtrar la "ropa de vestir" por estaciones.
  2. Columna "SÍ/NO": una vez filtrada la "ropa de vestir" para "OCTUBRE", me quedaba elegir 33 ítems; para ello, he creado esta columna (A) y he señalado en cada fila si iba a elegir ese ítem para el Proyecto 333 (con el número 1) o no (con el número 0).

CONTAR
No empleo fórmulas para algo tan sencillo. Tengo una columna ("Nº") con el número de items que he descrito en cada fila. Generalmente es 1 porque dedico una fila a describir cada prenda con el mayor número de observaciones posibles pero a veces es superior a 1; por ejemplo, calcetines blancos: X (en pares). Para seleccionar las 33 prendas para la próxima temporada, he usado los siguientes filtros:
  • En la columna "PROY. 333", filtro por "OCTUBRE"
  • En la columna "SÍ/NO", filtro por "1" (=elegido).

Selecciono la columna "Nº" y veo el resultado de la suma: en este caso, 33 items.

Mi selección de 33 ítems para otoño (octubre-diciembre)

Un par de observaciones más:
  1. Si hago limpieza y decido tirar o donar algo, elimino esa fila. Tengo la costumbre de eliminar las filas de una en una porque, si tengo activado algún filtro y no me doy cuenta, al eliminar dos filas supuestamente contiguas estoy eliminando también todas las filas intermedias que no veo debido al filtro.
  2. Para imprimir mi listado de otoño, selecciono lo que me interese (mediante filtros y ocultando columnas) y lo paso a pdf (configurando la página en posición horizontal y jugando con los márgenes y la alineación).

lunes, 8 de septiembre de 2014

Proyecto 333

El Proyecto 333 es una iniciativa minimalista que plantea el reto de utilizar sólo 33 prendas durante tres meses (sin contar con la ropa interior, de estar en casa o de hacer deporte), coincidiendo aproximadamente con las estaciones de otoño (octubre-diciembre), invierno (enero-marzo), primavera (abril-junio) y verano (julio-septiembre). La idea fue planteada inicialmente por Courtney Carver en su blog Be more with less y enseguida fue seguida por otros blogs minimalistas, que la adoptaron con entusiasmo. Existen retos parecidos: 100 items or less, six items or less, the Uniform Project... De los diversos blogs minimalistas que se escriben en español, hoy me gustaría destacar dos: 

Imagen tomada de www.minimoblog.com

Valentina propone el siguiente algoritmo como ayuda para organizar el armario:

Imagen tomada de http://proyecto333.org/desatasca

Para mí, este proyecto supone un camino de vuelta a mi adolescencia y juventud: durante años, mi "uniforme" consistió en un par de vaqueros, camisetas de algodón (T-shirts) y zapatos simples (mocasines, zapatillas de deporte o sandalias). En aquella época, me cabía toda la ropa que tenía en un armario de dos puertas tirando a pequeño: al abrir una de sus puertas me encontraba con un mini-altillo, una barra con espacio de media altura y tres cajones; al abrir la otra puerta, veía otro mini-altillo, una barra con espacio de altura para vestidos y una balda inferior que separaba un pequeño espacio del suelo del armario. Poco a poco fui complicándome: blusas, faldas, medias, zapatos de salón... Hoy, en ese armario no me cabe ni siquiera la ropa para una temporada: lo tengo de desahogo para la ropa "a medio ensuciar", que es como llamo a la ropa que uso una o más veces antes de volver a lavarla. En los tres cajones, que en otra época albergaban mi ropa interior, calcetines y pijamas, tengo separada la ropa de deporte. En los altillos, bolsos que uso poco y algunos neceseres. En el bajo, un par de cajas vacías de electrodomésticos pequeños (el secador del pelo y el cepillo de dientes eléctrico).
Es difícil que vuelva a tener toda mi ropa en ese espacio. Sólo los abrigos me ocupan toda la barra de otro armario de tamaño mediano. Y las faldas y pantalones se apretujan en la barra pequeña a media altura de ese mismo armario. En otro armario más grande tengo los vestidos colgados de una barra pequeña pero con mucha altura; en otra barra más larga y de altura media tengo las camisas y camisetas de manga larga o francesa y algunos tops. Las camisetas de manga corta están perfectamente dobladas y colocadas en una pequeña balda; los jerseys, igual en un par de cajas de cartón en el canapé. En el canapé tengo otras cajas de cartón con los pijamas de entretiempo y de invierno. En el armario, tengo un cajón grande para la ropa interior y otro para los pijamas de temporada. También tengo dos baldas ocupadas con un par de organizadores en los que tengo clasificadas prendas pequeñas como medias y similares. Y otros dos organizadores con cinturones y bolsos pequeños. Demasiado.
La idea es pasar de esto:

Crédito

a esto:
Crédito

El problema es que si voy examinando cada prenda de forma individual no veo por qué tendría que deshacerme de ella. Si me gusta, me ha costado dinero y está en buen estado... ¿por qué no guardarla hasta darle uso? La cuestión es que el tiempo (medido en años) pasa sobre algunas de estas prendas sin que llegue a usarlas nunca. Mientras tanto, ocupan un espacio precioso: no porque no tenga dónde ponerlas sino porque me impiden tener una visión de conjunto de toda mi ropa al abrir el armario. Olvido lo que tengo guardado en el canapé, por lo que pienso que me falta ropa para cuando haga más frío o más calor y me lanzo a buscar gangas en las rebajas.
Sería maravilloso abrir el armario y ver toda mi ropa: la que realmente uso, con la que me siento cómoda y que me queda bien. Y no ver ropa que me hace perder tiempo por las mañanas porque me la pongo y me la tengo que volver a quitar por algún motivo.
Este verano he estado haciendo limpieza de armario. Saqué toda la ropa, limpié el armario a fondo y volví a colocar la ropa en unas bonitas perchas antideslizantes y estrechas que compré en Primark. 

Crédito

Aunque me deshice de mucha ropa que tenía claro que no debía conservar, sigo teniendo demasiada del tipo "por si acaso". Afronto este reto 333 para otoño con dos intenciones:
1) Darle una última oportunidad a la ropa que no me pongo casi nunca para tomar conciencia de que realmente debe salir de mi armario. Por ejemplo: faldas de otoño. Uso faldas en verano por el calor pero me resultan incómodas cuando hace frío. 
2) Darle un uso intensivo a ropa que tengo en el límite del mal estado (o de mi talla, ya que estoy perdiendo peso) para llevarla a un punto en el que esté claro que debo desecharla y no reponerla, con el fin de ir disminuyendo mi stock.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Mi experiencia con... Bioderma

Hasta ahora, he probado cuatro productos de Bioderma, concretamente de su gama para pieles sensibles y/o con rojeces (Sensibio).

Crédito
Sensibio Forte (40 ml)
"Cuidado calmante de acción rápida para las pieles intolerantes con rojeces y ardores: rojeces de origen mecánico o químico (frotamiento, irritación después del afeitado, depilación, exfoliación, etc.), ardores debidos a una intervención dermatológica (Post-LÁSER), eritemas solares". Fue el primer producto que probé de la marca. Primero probé un tubito de muestra que me dio una dermatóloga "sólo para cuando tuviera las rojeces más fuertes". Después compré un tubo pero lo usé poco (entonces tenía menos rojeces) y tuve que tirarlo casi entero por caducidad (PAO de 12 M). En abril tuve que comprar otro tubo y estoy usándolo más. La última vez, por una irritación en la frente y las sienes al teñirme el pelo. Funciona muy bien.


Crédito
"La solución micelar de referencia que limpia y desmaquilla a diario las pieles sensibles". He usado un bote de 250 ml que compré en abril, junto con el Sensibio Forte y la BBcream de la misma gama. Tenía ganas de probar este agua micelar por la enorme cantidad de buenas reseñas que tiene en internet. Me ha gustado mucho y me gustaría repetir pero tiene un precio muy alto (17-19 euros/250 ml) y por eso estoy usando otra solución micelar que también me gusta mucho (La Roche-Posay). Creo que la de Bioderma es más fresca y, si tuvieran un precio similar, es la que elegiría. De momento, la de La Roche-Posay gana en relación calidad/precio (voy por el segundo bote comprado en una promoción de 10 euros/400 ml).


Crédito
Sensibio AR BB Cream (40 ml)
Después de buscar un buen rato en la web de la marca, sólo he encontrado la "foto oficial" en la página de Rumanía. 
Empecé a usar esta BBcream el pasado mes de abril y todavía no la he terminado pero he de decir que no la he usado de forma continua. Compré el tono Clair/Light y al principio me quedaba ligeramente oscura pero me la podía poner. Conforme fue llegando el verano y el moreno, me fue quedando clara y la aparqué. Este mes he vuelto a usarla. Tiene un PAO de 6 M pero creo que la terminaré antes de octubre. Tiene una protección adecuada para primavera y otoño (SPF 30), cubre muy bien las rojeces y deja la piel con un aspecto muy liso. Parece más una prebase que otra cosa. Repetiré.


Crédito
"Cuidado diario descongestionante, calmante e hidratante del contorno de los ojos para las pieles sensibles". Con la compra del pasado abril me dieron tres sobres de 2 ml de este contorno (caducidad: abril de 2016). He probado uno y me ha durado diez días, así que reservaré los otros dos para viajes de esa duración, llevándolos en tarritos de muestras de MAC. Me ha gustado porque es fresco y se absorbe bien. En general, prefiero las texturas en gel-crema a las de sólo crema. De momento tengo varios contornos de ojos en stock que debo gastar antes pero es muy posible que, en un futuro, compre este contorno porque tengo tendencia a la dermatitis de contacto en la zona de debajo de la ceja.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Desodorantes Dove

Dove es mi marca de desodorante desde hace varios años y, en general, mi preferida aunque a veces utilizo un desodorante concreto de Nivea que mencionaré después. Tiene una extensa gama de formatos (aerosol, crema, stick y roll-on) y de fragancias (original, pepino/té verde, pomelo/hierba limón...). 
No recuerdo cuál fue el primer formato que probé pero sí que fue la fragancia original y que me encantó por ser muy neutra, de manera que no interfería para nada con mi perfume o colonia. Pero lo que supuso todo un descubrimiento fue su eficacia. Me ducho todas las mañanas y, usando Dove, me siento segura todo el día. Sin embargo, no todos los formatos me gustan por igual.

Crédito
- Original en aerosol: es muy cómodo porque se seca enseguida; en verano, es imprescindible por su acabado invisible a prueba de camisetas de tirantes.
- Original en crema: el que más he usado durante años y años. Creo que es el más eficaz. Sigo usándolo en invierno y fue mi imprescindible para los viajes en avión por evitar los aerosoles en la maleta.
- Original en stick: no es tan eficaz como el anterior pero su forma lo hace más fácil de empaquetar en el clásico neceser transparente del equipaje de mano.
- Original en roll-on: no lo veo higiénico ni eficaz.

Crédito

DESODORANTES DOVE EN AEROSOL
- Silk Dry (tapa dorada). Se supone que su proteína de seda es un "embellecedor de la piel por su alto poder nutritivo y su efecto calmante en las pieles más castigadas". No he notado nada especial respecto a otros desodorantes de la marca.
- Beauty Finish (tapa rosa). Según la web, "te da un efecto perla, con ingredientes conocidos para realzar el tono natural de la piel". He usado tres envases. No me convence. Aunque lo agito bien antes, al usarlo me da la impresión de que va quedando producto atascado de alguna manera: el envase se percibe cada vez más frío, como si no se hubiera mezclado bien el aerosol y se gastara antes el propelente que el desodorante. Además, me forma bolillas blancas en las axilas al aplicarlo. Me las retiro suavemente con una toalla y no quedan más restos ni vuelven a salir a lo largo del día pero no me gusta. Me da la impresión de que desperdicio mucho producto. Como en el caso anterior, no noto en la piel más suavidad que con los demás desodorantes de la marca.
- Sensitive (tapa verde agua). No recuerdo haber probado esta fragancia.
- Original (tapa azul). Eficaz, cómodo, neutro. 
- Invisible Dry (tapa gris). No recuerdo estar muy satisfecha con que cumpliera su promesa de no dejar manchas blancas en la ropa. Poco después probé el desodorante de Nivea Invisible for Black & White (Clear 48 h) y me gustaba más. Recientemente, Dove ha sacado una nueva versión del Invisible Dry con el reclamo de ser "invisible en 100 colores". La compraré cuando tenga que reponer desodorante (¡espero que realmente hayan mejorado la fórmula y no sólo sea un cambio de envase!). 
- Go Fresh con pepino y té verde (tapa verde). Fue el primero que probé después del original y me encantó su fragancia para el verano. De hecho, me he animado a ir probando toda la gama de desodorantes por el buen recuerdo de éste. Creo que cuando lo probé sólo llevaba pepino y que después lo han sacado añadiéndole té verde. Me gusta mucho. Existe un gel-crema de Dove con el mismo aroma que es un lujo para la ducha. Además, combina muy bien con las colonias de té verde que he usado (Elizabeth Arden, Yves Rocher).
- Go Fresh con pomelo y hierba de limón (tapa amarilla). Es muy similar al anterior. Huele genial y me encanta para el verano. No puedo decir si me gusta más o menos que el de pepino y té verde. Las primeras veces, si se utiliza mucha cantidad se acumulan restos blancos aunque no tantos como con el Beauty Finish y se retiran fácilmente con una toalla. Va mejor si se usa una colonia con toques cítricos o un gel de ducha como el de "Limones del Caribe" de Fa. Ideal para el mes de agosto.
Crédito 
- Pure (tapa blanca). No aparece en su web; puede que lo hayan descatalogado. Me recuerda al Sensitive y se me ocurre que tal vez sean el mismo producto con distinto nombre. Supongo que es la mejor alternativa tras la depilación, aunque pienso que el Original es suficiente para evitar irritaciones en la piel. Sin embargo, éste es mi preferido porque tiene cuatro ventajas que resalta en su envase:
- Sin perfume.- Sin parabenos.- Sin colorantes.- Sin alcohol.
En la piel, deja una sensación atalcada y no interfiere con el perfume. Repetiré con Dove Pure (aerosol) para entretiempo y verano, con Dove Original (crema) para invierno y con Dove Original (stick) para viaje.