miércoles, 14 de mayo de 2014

Reorganizando mis labiales

Ayer estuve reorganizando mis sombras y hoy les ha tocado el turno a mis labiales.
De joven, al empezar la universidad, me gustaban los tonos marrones... ¡cosas de la edad, supongo! Después me fui apalancando en los rosas, especialmente los suaves. En el último año, sin embargo, me ha dado por ir comprando algunos rojos que casi nunca uso así que me he dicho que ya es hora de clasificar todos mis labiales según tono, antigüedad y cantidad restante para ir finiquitando los más antiguos y a los que les queda menos e ir sustituyéndolos teniendo en cuenta los tonos que no tengo y que me gustaría tener, dentro del límite de los doce labiales. ¿Por qué doce? Porque es el número de huecos de un organizador de metacrilato en el que los tengo colocados en mi cuarto de baño y porque creo que son suficientes para tener una colección variada y controlada al mismo tiempo.



La idea es tener un bálsamo y un gloss (por tenerlos, ya que no los uso mucho), un par de rosas (o un rosa y un coral) ligeros o nudes, otro tanto en un tono medio (que se note con discreción) y lo mismo en un tono más intenso; para completar la colección, un par de labiales más potentes pero llevables y otros dos especiales para eventos.



Ésta sería mi colección a medio plazo; actualmente abundan los rosas claritos pero, conforme vaya finiquitándolos, introduciría algún coral y algún fucsia.
A continuación voy a describirlos un poco mejor. He colocado en la fila 1 los que están más nuevos y en la fila 2 los más antiguos y gastados, para darles prioridad a la hora de usarlos.



A1: Protector labial de Eucerin (4.8 g). Sin estrenar. Lo tengo reservado para cuando termine el bálsamo que llevo en un neceser.
A2: Benetint, de Benefit (4 ml). Lo estrené en diciembre de 2012 y fue mi labial de enero de 2013. No me gusta: me reseca los labios si lo uso a menudo, se sale por los bordes, el formato no me parece higiénico... No repetiré. Por suerte, sólo es una minitalla que venía en el kit Sugarlicious. Intentaré gastarlo este verano. En ese hueco pondré el mini-gloss Naked (3.23 ml) que me vino con la paleta Naked 2 de Urban Decay.
B1: Tono 71 Bois de rose, de Yves Rocher (3.7 g). Un rosa nude al que le queda mucho. Fue uno de mis labiales de diciembre de 2013. No está mal pero empiezo a esperar más duración en un labial.
B2: Tono 256 Blush Fever, de L'Oréal. Fue mi labial de marzo de 2013. Un rosa suave que me gusta mucho y está muy gastado. Cuando termine la barra de labios que llevo en el neceser (de Yves Rocher), éste labial ocupará su lugar para usarlo diariamente hasta gastarlo. En su lugar, pondré un coral suave que probé el pasado lunes en un curso de MAC Technique (Style Surge, de la gama Mineralize Rich Lipstick), para ampliar la variedad de tonos. 
C1: Tono 71 Rose Poudré, de Yves Rocher (3.7 g). Fue mi labial de noviembre de 2013. Es similar al otro 71 de Yves Rocher pero algo más rosa, por lo que lo he puesto en la columna C (rosas medios). 
C2: Tono 830 Dusky Rose, de Max Factor. Fue mi labial de septiembre de 2013. Es un rosa clarito pero lo he puesto en la columna C (rosas medios) porque es muy luminoso y se nota mucho en los labios.
D1: Tono 12 Rose Ispahan, de Yves Rocher (3.7 g). Un rosa intenso que he usado poco. Fue uno de mis labiales de diciembre de 2013
D2: Tono 453 Rose Creme, de L'OréalFue mi labial de abril de 2013. Un rosa intenso que me gusta mucho y está muy gastado. Cuando termine la otra barra de labios de esta marca (B2), ésta ocupará su lugar en el neceser para usarlo todos los días. En su lugar, pondré un fucsia luminoso para tener un poco de todo. Temptalia me tiene bastante convencida acerca del tono 430 Dominant, de la gama Pure Color Envy Sculpting Lipstick de Estée Lauder, aunque también me gusta mucho el tono Girl About Town de MAC. Ya veremos de aquí a entonces.
E1: Viva Glam Rihanna, de MAC (3 g). Es mi adquisición más reciente (del pasado lunes) y aún lo tengo sin estrenar. Me lo pensé mucho antes de comprarlo pero estaba enamorada de este labial desde hacía semanas y caí con él en los Secretos de Belleza.
E2: Tono Lady Bug, de MAC (3 g). Lo compré en julio de 2013, cuando aún no tenía ningún rojo en mi colección, porque todas las reviews lo ponían como el rojo ideal para empezar a atreverse con este color.
F1: Tono 350 Vengeful Red, de la gama Pure Color Envy Sculpting Lipstick, de Estée Lauder (3.5 g). Mi segundo rojo, del mes pasado. En menos de un mes he picado con dos rojos y espero que esta entrada me sirva para ver todo lo que tengo y que no necesito más rojos. 
F2: Tono 86 Plum Velvet, de la gama Re-Nutriv de Estée Lauder. Tengo este precioso ciruela aterciopelado desde el año 2000. Lo reservo para eventos porque pigmenta genial, dura muchísimo y tiene un color muy llamativo. En gran medida, su calidad me decidió a comprar el Vengeful Red (la gama Pure Color Envy es la que ha sustituido, mejorándola, a la Re-Nutriv).

Aparte de esta colección, tengo los siguientes labiales y glosses en neceseres (1-4) y cajoncitos (5-7).


1. Bálsamo labial de Vainilla, de Sierra Bees (4.25 g); lo elegí como freebie en mi primer pedido a iHerb.
2. Tono 08 Pistil rose, de Yves Rocher (2 g); está en las últimas, como puede apreciarse en la fotografía (sólo le queda lo que se ve). Fue mi labial de octubre de 2013 y espero terminarlo antes de octubre de 2014.
3. Tono Coral Pop, de la gama Colorbomb! de Too Faced (3 g). Lo compré el pasado mes de marzo. Se supone que es un bálsamo hidratante que tiñe y aumenta el volumen de los labios (por este motivo hace un poco de cosquillas). En los labios, me queda más rosa chicle que coral. No me gusta cómo huele: parece un ambientador de fresa. Es un color muy veraniego y le daré caña estos meses para finiquitarlo pronto. También lo veo útil para viajes. De todas maneras, no repetiré.
4. Tono Sugar glaze, de bareMinerals (4.2 ml). Fue mi labial de agosto de 2013. Es un marrón caramelo muy oscuro y pegajoso. Un error de los Precios Locos del verano de 2012. Lo he pasado al neceser a ver si le doy uso esta temporada.
5. Tono Buff, Lip Fusion. Un jumbo para los labios que supuestamente les aporta colágeno. Otro error de los Precios Locos del verano de 2012 por lo contrario que el gloss anterior: es demasiado claro (un rosa nude fantasmal) y seco. Lo tengo en el cajoncito de los perfiladores. Intentaré darle uso como preparador labial.
6. Baguette de glosses (4 tonos), de Sephora (4*1.16 g). Es el regalo de cumpleaños de Sephora en este 2014. Me gusta porque últimamente me apetece probar colores distintos a los de siempre. La tengo sin estrenar, reservada para viajes. 
7. Mini-gloss Naked, de Urban Decay (3.23 ml). Igual que en el caso de la baguette, lo tengo  sin estrenar, reservado para viajes.

martes, 13 de mayo de 2014

Reorganizando mi ZPalette Dome

Esta entrada actualiza la de mi primer pedido a Maquillalia.
Esta primavera he vuelto a dejarme llevar por los Secretos de Belleza de El Corte Inglés y, entre otras cositas, han caído dos sombras de MAC en godet: Brulé y Soba. Tengo una sombra de The Body Shop (la numerada con el 8) del mismo tamaño y pensé que con estas dos nuevas sombras completaría un segundo quad de MAC al tener ocho godets de 26 mm. Sin embargo, después he vuelto a pensar que es mejor tener todas las sombras a la vista para ir haciendo combinaciones de colores cómodamente y darles uso a todas.
Por otra parte, el colorete de Misslyn (tono 204) que compré con la revista Glamour en agosto de 2011 ha ido a la basura: había cambiado su textura después de haberlo depotado y reconstruido con alcohol y perdía mucho polvillo ensuciando toda la paleta (y el armario del baño, ya que la paleta no cierra herméticamente); además, pigmentaba demasiado y era muy difícil trabajarlo desde entonces.
Otro cambio es el de la sombra Coconuts About You (The Body Shop): el pan estaba estropeado por haberlo forzado al depotarlo y he pasado el producto a un pan cuadrado (del colorete Sugarbomb que venía en el kit Sugarlicious). Así, esta sombra y la sombra Brulee (de Wet'n'Wild) ocupan perfectamente un envase vacío de un colorete de la línea Couleurs Nature de Yves Rocher, lo que es muy práctico para llevar un dúo de sombras básico de viaje. El producto estaba un poco suelto desde que lo depoté y, al cambiarlo de pan, lo he reconstruido con alcohol. Espero que esta vez haya más suerte que con el colorete de Misslyn.
La sombra numerada con el 1 es la más antigua que tengo; la compré en Kiko en octubre de 2009 y apenas la he usado un par de veces: de hecho, aún se distingue la marca de Kiko en la superficie de la sombra. Creo que irá pronto a la basura porque es un blanco mate imposible y, si alguna vez necesitara una sombra blanca-blanca, tengo un stick de doble punta de Cargo (EyeLighter, blanco mate / blanco shimmer) que me serviría perfectamente. De momento, la dejo en la paleta para no ver un hueco que rellenar.

ZPalette extragrande Dome abierta (godets numerados, v.2)
  1. Sombra de Kiko, tono 167, 3 g
  2. Sombra de L'Oréal, tono 21 Golden Beige (aprox. 2 g)
  3. Sombra de L'Oréal, tono 169 Sepia Sparkle (aprox. 2 g)
  4. Sombra de L'Oréal, tono 153 Metal Plum (aprox. 2 g)
  5. Sombra de L'Oréal, tono 186 Timeless Green (aprox. 2 g)
  6. Sombra de The Body Shop, Colour Crush, tono 215 Coconuts About You, 1.5 g
  7. Sombra de Wet'n'Wild, Color Icon, tono Brulee, 1.7 g
  8. Sombra de The Body Shop, Eye Colour Matte, tono 29, 1.4 g
  9. Sombra de Sisley, Phyto Ombre Eclat, tono 02 Sorbet, 1.5 g
  10. Sombra de MAC, tono Brulé, 1.5 g
  11. Sombra de MAC, tono Soba, 1.5 g
  12. Sombra de MAC, tono Patina, 1.5 g
  13. Sombra de MAC, tono Vex, 1.5 g
  14. Sombra de MAC, tono Shale, 1.5 g
  15. Sombra de MAC, tono Club, 1.5 g
  16. Sombra de MAC, tono Satin Taupe, 1.5 g
  17. Sombra de Shiseido, tono GR711 Serpent, 2 g
  18. Sombra de Shiseido, tono RD709 Alchemy, 2 g
  19. Colorete Sugarbomb de Benefit, 12 g
  20. Colorete de Biotherm, tono 60, 5.5 g
  21. Polvos compactos Natural Wear de Wet'n'Wild, tono Medium, 6.5 g