viernes, 30 de agosto de 2013

Mis cutículas y... Mavala

Mavala es una marca suiza de cosmética conocida principalmente por sus productos para el cuidado de uñas, manos y pies. Hace muchos años tuve un esmalte antiestrías que me pareció fabuloso pero cuando se me terminó continué utilizando endurecedores y brillos de uñas de otras marcas por ir probando marcas diferentes. En las rebajas de este verano ví que Mavala tenía rebajados varios esmaltes "MINI's" que se iban a retirar y compré éstos:
Esmaltes "MINI's", de Mavala (5 ml)

Me gustaron mucho y repetí con un kit para tratar las cutículas secas y duras con:
  1. Quitacutículas Cuticle Remover (5 ml). "Producto tixotrópico que ablanda las cutículas y permite empujarlas suavemente hacia atrás, además de eliminar tejidos muertos." Al igual que ocurría con Essence, se advierte que puede causar ceguera. Lo probé hace un par de días con la intención de escribir esta entrada. No me parece que haga milagros ni que sea mucho mejor que los de Essence. Puede que use este tipo de producto cuando tenga las cutículas fatal y necesite un arreglo urgente pero no me hace gracia. No repetiré.
  2. Crema para Cutículas (15 ml). "Crema altamente hidratante que nutre y suaviza las cutículas. Cuidado diario." Esta crema es espesa (como la crema de manos de Neutrógena) pero se absorbe bien al cabo de un rato sin dejar sensación pegajosa. Sale por un pequeño agujerito en el envase (como la de Neutrógena), tiene un color amarillo claro traslúcido y huele como a espuma de afeitar de hombre. Me puse un poquito (como medio grano de arroz) en cada uña, masajeé y noté la zona reparada inmediatamente. Sin embargo, no repetiré porque tiene Petrolatum como segundo ingrediente y Mineral Oil (Paraffinum Liquidum) como cuarto ingrediente.
  3. Pastillas de manicura (6 pastillas). "Efervescentes. Para una solución limpiadora y suave que ayuda a cuidar las cutículas." Dejan el agua del cuenco de manicura de color azul claro. Es agradable tener las uñas en remojo en esta solución pero no sé si las compraría por separado; supongo de dependerá del precio al que las encuentre.
  4. "Regalo": Crema de manos (30 ml) y limas de cartón (6 limas pequeñas). La crema viene con un precinto y no quiero empezarla hasta que gaste las que tengo abiertas. Las limas son malillas (hasta ahora, mis limas preferidas son las de Essence).
Kit para cutículas, de Mavala


Kit para cutículas, de Mavala

miércoles, 28 de agosto de 2013

Mis cutículas y... L'Oréal

Crédito
Después de terminar el aceite de Sally Hansen empecé con el de L'Oréal, de la gama Resist & Shine Pro-Kératine. A diferencia de los demás aceites de los que he hablado, éste no trae un pincelito (Astor, Rare Nails, Sally Hansen) ni un sistema roll-on (Crisnail) sino un aplicador algo blando (parece fieltro) que imita la forma biselada de un palito de naranjo (redondeándola un poco). Tiene dos bolitas en el fondo del envase para evitar que espese. Costaba unos cinco euros en oferta y compré dos porque lo iban a descatalogar.

[Al empezar a escribir esta entrada he visto en la web de la marca otro producto similar con un packaging más moderno. En estos casos, dudo que hayan cambiado la fórmula: se cambia el envase y se encarece el producto. Es una impresión personal que tengo con la mayoría de las marcas, por no decir con todas.]

Llevo poco tiempo utilizando este producto pero me gusta mucho, no es nada pringoso y el envase es más estable y cómodo que el de Sally Hansen. Lo recomiendo con la advertencia de que es conveniente aprovechar las ofertas/promociones/rebajas.

martes, 27 de agosto de 2013

Mis cutículas y... Sally Hansen

He probado dos productos de Sally Hansen para las cutículas: el Cuticle Erase + Balm y el Nail & Cuticle OilTenía muchas expectativas respecto a esta marca teniendo en cuenta que no es barata y tras haber leído algunas entradas que la ponían por las nubes.
Cuticle Erase + Balm y Nail & Cuticle Oil, de Sally Hansen

El Cuticle Erase + Balm (8 g) es una mezcla más pastosa que cremosa (aunque no una plasta como el bálsamo de uñas de Essence). Se supone que elimina las cutículas secas (como los productos de Essence y de Revlon que no me decido a utilizar) y las hidrata al mismo tiempo. Tiene un agradable olor a menta o eucalipto y la cajita (de rosca) es una monada que quiero reutilizar para restos de otros productos. Sin embargo, no creo que vuelva a comprar este producto porque deja los dedos pegajosos y hay que terminar lavándose las manos (o usarlo sólo justo antes de dormir). Además, no hace milagros. 
Crédito

El Nail & Cuticle Oil (13.3 ml) es un aceite muy parecido al de Astor. Se aplica con un pincelito con las cerdas algo más duras que las de los esmaltes (pero más suaves que las del aceite de Astor). Supongo que son así para poder utilizarlas como un palito de naranjo en el nacimiento de la uña. He gastado totalmente el bote y me ha gustado mucho. No deja una sensación pringosa aunque esto también depende de la cantidad que se use. De todas maneras, me gustó más el de Crisnail por su sistema roll-on, tener un precio más económico y los resultados en mis manos.
Crédito

domingo, 25 de agosto de 2013

jueves, 22 de agosto de 2013

Mis cutículas y... Essence

He probado tres productos de Essence para las cutículas. En este caso, el término "probar" significa "utilizar una o dos veces cada uno". No me han gustado nada y no los recomiendo, al contrario que una serie de útiles de esta marca como sus diferentes limas y sus guantes de manicura.
Crédito
Primero compré el bálsamo de uñas SOS (7 g): aquello parecía una plasta de plastilina de color rosa pastel grisáceo, reseca y pringosa al mismo tiempo, que no se absorbía en la vida ni servía para nada. Terminé tirando el producto, lo que es bastante significativo ya que yo suelo regalar los cosméticos que no me van bien. En este caso, estaba claro que no es que a mí no me fuera bien sino que aquéllo no merecía la pena para nadie. Reutilicé el tarrito hasta que se me cayó al suelo y se me rompió.

Crédito
Más adelante, compré un gel para retirar las cutículas: el Studio Nails Fast Cuticle Remover (8 ml). Una vez en casa, leí la advertencia: "contiene alkali, evitar el contacto con los ojos. Can cause blindness, puede causar graves a la vista" (sic). Soy muy cuidadosa pero también algo aprensiva y no me fío ni de mí misma así que sólo he utilizado este producto una vez. De hecho, ahora estoy viendo que tiene una caducidad de seis meses tras su apertura y ese tiempo ha pasado ya así que voy a tirarlo (no me sentiría bien dándoselo a nadie).

Crédito
El tercer producto es similar al anterior: el Nail Cuticle Remover Gel (15 ml). Lo compré poco después del segundo buscando algo más "seguro" pero me sigue pareciendo un producto con el que tendría que tener mucho cuidado y no me decido nunca a usarlo. En este sentido, no puedo dar una opinión fundada ni de este producto ni del anterior, ya que en realidad no los he usado más de una vez cada uno. A la hora de la verdad, prefiero utilizar un aceite para cutículas o una simple crema de manos y un palito de naranjo. Tal vez algún día me decida a utilizarlos y entonces editaré esta entrada.

Por suerte, los productos de Essence son baratos.

viernes, 9 de agosto de 2013

Mis cutículas y... Rare Nails

El tercer aceite para cutículas que he probado ha sido el de Rare Nails. Para leer una entrada más completa sobre este producto, podéis pinchar aquí, que es de donde he sacado la siguiente foto.
Crédito
El motivo de tomar prestada la foto es que enseguida volqué este producto (10 ml) en el envase con roll-on de Crisnail, ya que es un sistema que me resulta mucho más cómodo que el del clásico pincelito. Leyendo la entrada que os recomiendo, recuerdo que este producto me salió muy barato (1.99 €) y que olía a cáscara de naranja. Sin embargo, no recuerdo que fuera efectivo y me resultaba muy grasiento. De hecho, tengo casi todo el producto aún sin gastar. No lo volveré a comprar.

jueves, 8 de agosto de 2013

Mis cutículas y... Crisnail

El segundo producto para cutículas que probé fue el Aceite de Mango para Cutículas Natural Garden de Crisnail. Venía en un envase de cristal de 10 ml con un sistema roll-on para su dispensación. Me costó 5.25 € en el centro de estética al que suelo acudir. Olía maravillosamente y me resultaba mucho más cómodo de aplicar que el de Astor con su pincelito. Este formato es ideal para tenerlo en la mesita de noche y usar el aceite antes de dormir. He conservado el envase para reutilizarlo con otros aceites (en concreto, con el de Rare Nails) pero al ser el contenido de un color distinto he preferido buscar en internet una foto del producto original. ¿Merece la pena comprarlo? En mi opinión, sí. 
Crédito

miércoles, 7 de agosto de 2013

Mis cutículas y... Astor

A lo largo de lo que queda de mes, iré comentando mi experiencia con distintos productos para el tratamiento de lo que solemos llamar cutículas (aparte del conocido palito de naranjo). Hasta ahora, he probado productos específicos de ocho marcas y dedicaré una entrada a cada una de ellas.
El primero que probé fue el fluido para cutículas de Astor. Se trata de un aceite suavizante que se aplica con un pincelito similar a los de los esmaltes de uñas. Lo usé hace años y me duró muchísimo tiempo. Buscando imágenes en internet, he encontrado ésta.
Crédito
No he vuelto a ver este producto en el stand de Astor y sólo por eso no he vuelto a comprarlo. Guardo un buen recuerdo de este aceite. No resultaba demasiado grasiento, se absorbía bien y yo notaba mis cutículas mucho mejor. Repetiría si lo encontrara en una tienda física, aunque sólo fuera para comprobar que realmente cumplía muy bien su función y que no lo he mitificado con el tiempo.

martes, 6 de agosto de 2013

Mi experiencia con... La Roche-Posay


Hace varios años, conocí la  línea Effaclar de La Roche-Posay, indicada para piel grasa. De esta línea, probé:
  • Effaclar Mousse Purificante para Pieles Sensibles y Grasas (200 ml): me fue bien.
  • Effaclar A.I., corrector de imperfecciones Localizadas (15 ml): este producto consiste en una crema blanquecina que se aplica sobre los granitos. Al cabo de dos o tres días, el granito ha desaparecido. Me pareció fabuloso y repetí con un segundo envase.
  • Effaclar Duo, cuidado corrector, desobtuctror antiimperfecciones (40 ml). No me fue bien porque, en realidad, mi piel es mixta y sensible y este producto me resultaba demasiado fuerte.
Al cabo de un tiempo, cuando fue a comprar el segundo envase de Effaclar A.I., probé la línea Hydraphase, que ofrece hidratación de larga duración:
  • Hydraphase textura UV rica (50 ml): esta textura me resultaba muy espesa y le regalé el envase a mi madre, que tiene la piel seca. A ella le iba muy bien.
  • Hydraphase Intense Serum (30 ml): este gel rehidratante concentrado me fue genial. En general, me gustan mucho más las texturas en gel-crema y en sérum que las cremas espesas. Repetiré.
Poco después, sufrí unas pequeñas quemaduras y estuve probando productos cicatrizantes. Esta marca ofrece la línea Cicaplast, de la que he utilizado:
  • Cicaplast (40 ml): me ha ido muy bien. Según la web de la marca, "acelera la reconstrucción de la epidermis irritada y agrietada y después de procedimientos dermatológicos menores". El pasado mes de julio me pasé a los vestidos y faldas por el calor, con lo que la cara interna de los muslos se resintió por el continuo roce. Este producto (y el descubrimiento del pantaloncillo interior anti-roces) me ha venido muy bien para regenerar la piel irritada de esa zona.
En cuanto a protección solar, la línea Anthelios es absolutamente recomendable; he probado:
  • Anthelios XL Fluido Extremo SPF 50+ (50 ml): se absorbe muy bien sin dejar una sensación pegajosa ni manchar la ropa.
  • Anthelios XL Fluido Extremo SPF 50+ con color (50 ml): como el anterior, es ideal para el rostro porque le da un ligero tono apto para pieles claras. 
  • Anthelios XL Stick Zonas Sensibles SPF 50+ (9 g): totalmente transparente; se puede aplicar sobre la cara sin que se note nada.
Este verano, he utilizado dos hidratantes de esta marca, de la línea Toleriane y de la línea Hydreane respectivamente:
  • Toleriane (minitalla de 15 ml): según la web, ofrece un "cuidado calmante y protector. Hidrata instantáneamente, calma la sensación de calor y las irritaciones en piel intolerante mixta a normal o mixta. Su textura ligera y fresca penetra rápidamente, sin tener que masajear demasiado y realmente devuelve el confort a la piel". Utilicé esta crema después de mi desastrosa experiencia "exfoliación y sol" hace tres semanas. Me fue muy bien.
  • Hydreane ligera (40 ml): crema hidratante para piel sensible normal o mixta. Tiene una textura algo más lechosa que Toleriane y es la que estoy utilizando desde que terminé la minitalla. Deja una sensación muy agradable de comodidad en la piel.
Otros productos que he utilizado este verano son:
  • Agua termal en spray (dos minitallas de 50 g cada una): el tamaño de venta de este producto es de 300 g así que es como si hubiera utilizado un tercio. Es agradable pulverizar este agua sobre la piel en verano pero me parece demasiado caro para lo que es y un exceso desde el punto de vista medioambiental. Eso sí, me ha servido para descubrir qué uso dar a los tónicos que no utilizo nunca por pereza: volcarlos a un pulverizador de bazar (menos de un euro) y emplearlos como el agua termal.
  • Lipikar Leche (minitalla de 150 g): se trata de una leche corporal relipidizante anti sequedad. No sé si el producto era antiguo (aún no estaba caducado) pero no me ha parecido una leche sino una crema. La he utilizado como un after-sun. Se absorbe muy bien y deja la piel increíblemente elástica y suave. La tenía reservada para la playa por no contener perfumes. No me gustan las hidratantes o mantecas perfumadas cuando preveo que me va a dar el sol. Repetiré cuando termine los after-sun que tengo en la reserva.

lunes, 5 de agosto de 2013

Decepción y saturación potinguiles

Como ya comenté en otra entrada, en julio estuve una semana de vacaciones en la Costa del Sol.
Siempre que voy observo que hay muchísima más oferta comercial en esas ciudades costeras que en la mía, que es una capital de provincia, así que no sólo aprovecho para nadar en el mar sino también para sumergirme en esos enormes centros comerciales tan fresquitos y con tantas cosas que por aquí no hay. Sin embargo, llega un momento en que una se siente saturada y decepcionada, quizás por las expectativas generadas al leer demasiadas entradas con revisiones de productos.

Saturación
Cuando me encontré con esa tienda Flormar, me llevé una grata sorpresa. No me lo esperaba y había leído sobre sus productos, así que entré entusiasmada con ánimo de swatchear y de comprar algo, con ganas de tener algo de la marca. Además, empecé a ver que sus productos eran muy asequibles. Desde el primer momento, me recordó a Kiko y a ItStyle. Estuve a punto de traerme a casa un colorete rosa con destellos dorados (y muy económico) cuando recordé que tengo coloretes para usar a diario durante una década. Y allí se quedó. Me sentí un poco cortada porque no costaba tanto y la dependienta había sido muy amable pero tengo que gastar los cosméticos que tengo antes de que se echen a perder.

Decepción
Nars. Deseaba muchísimo visitar un stand de Nars y comprarme uno de sus maravillosos coloretes. Sí, dos o tres días antes había dejado atrás un colorete de Flormar por tener demasiados pero llevaba casi un año esperando estas vacaciones para estar relativamente cerca de Puerto Banús y aprovechar una visita turística para acercarme a El Corte Inglés y swatchear esos celebrados productos. No tenían ni un miserable 10% de descuento a pesar de encontrarnos en periodo de rebajas. Sabiendo lo caros que son, eso ya me echó para atrás. Por si fuera poco, no había más gente mirando: sólo yo y un par de familiares que me acompañaban y que no tenían interés en la cosmética. Había dos dependientas muy sonrientes y una se me acercó. Le pregunté -¡cómo no!- por la brocha Yachiyo. Me la ofreció en menos de un segundo (la tenía detrás del expositor) y comprobé que era muy ligera. Más pequeña de lo que me imaginaba. Se la devolví enseguida. Me sentía nerviosa por tener algo tan caro en las manos. Pensaba que costaría 55 euros pero creo recordar que me dijo que costaba 57.50 euros. Por ese dinero aproximadamente me hice -en varias visitas a Mercadona- con la colección completa de brochas nuevas de Deliplús, que son suavísimas y no pierden pelitos. Habiendo leído en varias entradas que la Yachiyo pierde pelitos, me sentí horrorizada. Pregunté también el precio de la brocha Ita: costaba poco menos pero también una barbaridad. Swatcheé el famoso colorete Orgasm (sí, me pierden los rosas dorados) y lo encontré prácticamente igual que el colorete Hot Mama! de The Balm, que ya tengo. Había leído algunas entradas comparándolos y encontrando sutiles diferencias entre ambos. Alguna blogger encontraba más shimmer en el Hot Mama!. A simple vista, a mí me pareció que el Orgasm tenía más shimmer. Después, swatcheé otros: el Super Orgasm (que tenía aún más shimmer y me recordó al engorroso colorete de The Body Shop que usé en mayo), el Amour, el Dolce Vita, el Gilda, el Gina... Comprendí por qué algunas bloggers compraban el Amour, el Dolce Vita o el Gilda antes que el conocido Orgasm: demasiado shimmerCreo que costaban más de treinta euros y traen 4.8 g. Y los tonos que medio me gustaban ya los tengo en la marca The Balm y no me parecen peores. En su momento, me perdió el entusiasmo cuando trajeron la marca The Balm a mi ciudad y me hice con sus cuatro coloretes, que tenían un precio especial de unos diez euros: Hot mama! (7.08 g), Cabana Boy (8.05 g), Down Boy (9.9 g) y Frat Boy (8.05 g). Más adelante hablaré de mi experiencia con The Balm. La cuestión es que me sentí decepcionada. No digo que Nars no sea una buena marca. Debe serlo. Pero me fui de allí sin ningún producto suyo y sin ninguna "agonía". No considero que tenga una relación calidad/precio aceptable. Al menos, no para mí.

domingo, 4 de agosto de 2013

El labial de agosto

Sugar glaze, de bare Minerals
Este mes toca un gloss un poco difícil de llevar por su tono amarronado brillante: el Sugar glaze (4.2 ml), del kit de bareMinerals Bronzed Beauty, en el que también venían unos polvos bronceadores (Faux Tan Radiance All-Over Face Color, 0.85 g) y una brochita tipo abanico. He mirado en la web de la marca y parece que este tono está descatalogado (o tal vez fuera una edición limitada para el kit). Otra locura de los Precios Locos del verano de 2012.

Sugar glaze, de bareMinerals (4.2 ml)

sábado, 3 de agosto de 2013

El colorete de agosto

El colorete elegido para este mes está descatalogado o, al menos, ya no se vende en España. Se trata del Blush! de Biotherm en el tono 60, un color difícil de definir y sólo apto para pieles bronceadas.
Blush! (tono 60), de Biotherm (5.5 g)
Buscando revisiones en internet para escribir esta entrada, me he encontrado con ésta de hace casi un año y me he alegrado de la coincidencia, en parte por ese extraño sentimiento que es la "afinidad potinguera" y en parte porque, al haberlo depotado hace meses, ya no recordaba cuántos gramos traía. Carolina lo describe como un rosa amarronado con destellos brillantes y que parece un bronzer. Sí, parece un bronzer pero yo lo veo más como un melocotón amarronado luminoso, con cierto subtono naranja. En la piel, tiene un efecto satinado sin shimmer. Repito que es difícil describirlo. Hay otra opinión sobre estos coloretes aquí.
Compré este colorete a finales de 2004 y sigue en perfecto estado, con una textura sedosa increíble. Lo he utilizado muy poco porque, en aquella época, aún no había descubierto el maravilloso mundo de las brochas y, tras usar un par de veces la brochita que traía, decidí que era excesivo. El problema de esa brochita es que es muy pequeña y tupida, por lo que coge mucho producto y no lo reparte bien, lo que sumado a la alta pigmentación del producto deja un aspecto horrible de "pegote" naranja-marrón imposible de difuminar (como se vería en un swatch tomado con el dedo). Otro día contaré mi cada vez más intensa historia de amor con las brochas (cuanto más sé de ellas, más me gustan). La cuestión es que este colorete queda preciosísimo aplicado con una brocha adecuada como la Blush Brush de Real Techniques o la 106 (mofeta) de Kiko, cuando se tiene la piel ligeramente bronceada. A mí particularmente no me gusta este tono de colorete para una piel clara/media (hasta NC20/NW20). En verano, yo diría que tengo un tono NC25/NW25 (más bien NW25, no estoy segura) y me gusta usar polvos sueltos algo más oscuros que el resto del año (ahora estoy usando una mezcla en la que predomina el tono 45 Warm Almond, de los Natural Minerals de Max Factor).
Redescubrí este colorete el verano pasado y va a ser mi elegido para esta época del año. Quiero darle todo el uso que pueda porque ya lleva años abierto, trae mucha cantidad y se necesita muy poca... y no quiero que se me estropee (en su momento, crujió el bolsillo) pero creo que aguantará el tiempo suficiente para finiquitarlo.

viernes, 2 de agosto de 2013

Mi entrada número 100

Esta es mi entrada número 100.
Cuando empecé el blog tenía la intención de escribir cada dos días, de forma que pudiera publicar 14 entradas al mes. No sé por qué me planteé ese objetivo, pero lo estoy cumpliendo durante este año. No sé si seguiré escribiendo durante el año 2014: si lo hago, me propondré un objetivo más cómodo. Al principio, parece que hay mucho que contar... Todo está sin contar. Poco a poco, los temas se agotan. O pasa el tiempo y ese libro o esa película que iban a tener su entrada en el blog se quedan sin ella. O ya se ha descrito todo el arsenal de cosméticos y una decide que es suficiente. En fin, esto es un hobby, como lo fueron tantos otros a los que les dediqué muchísimas horas y que, de pronto, dejaron de interesarme, como jugar a Farmville y Cityville... Retomé los estudios con un posgrado oficial y dejé cualquier entretenimiento. Ahora estoy planteándome volver a hacer algo útil a partir del curso que viene.  Ya veremos.

Imagen tomada de aquí

jueves, 1 de agosto de 2013

Doce meses, doce sombras. Agosto

Este mes toca terminar con la última sombra de mi quad de MAC: Shale, un topo moradito plateado precioso, muy discreto y elegante. Cada día estoy más enamorada de las sombras de MAC y tengo que contenerme para no ampliar la colección. Lo cierto es que, al cabo de un mes de utilizar estas sombras a diario, apenas se nota el desgaste en el pan y creo que sólo este quad va a durarme años. Si a eso le sumamos el resto de sombras que he ido presentando estos meses y las que tengo reservadas para el último cuatrimestre del año (pasaré a la artillería pesada, con un paint pot y paletas interminables), la decisión está clara. Además, aunque veo colores preciosos en los stands de diferentes marcas, a la hora de la verdad suelo utilizar tonos tierra y nudes y ya voy más que servida.
Shale, de MAC (1.5 g)
Esta sombra me parece preciosa para agosto porque el bronceado está en su máximo anual, que no es muy alto pero pide tonos lilas.