domingo, 28 de abril de 2013

Flexitone BB cream: conclusiones

Este mes ha vuelto el sol y han subido las temperaturas así que he vuelto a las camisetas y he aprovechado para finiquitar la Dr. Brandt Flexitone BB cream. Intenté usarla el pasado mes de febrero pero me manchaba muchísimo la ropa. Esto tenía que ver con tres factores:
Flexitone BB cream, Dr. Brandt
a) la crema, de por sí, mancha: no es una base de maquillaje non-transfer
b) la ropa de invierno tapa hasta el cuello y roza bastante la cara: por poco que manche una crema, si no es non-transfer, manchará este tipo de ropa aunque "no manche" el cuello de las camisetas de verano
c) utilizaba mucha cantidad, en gran parte por el diseño del envase: esta BBcream requiere ser agitada antes de usarse, por lo que se acumula mucho producto en la base; además, el orificio no es pequeño y el tubo es muy blando, por lo que apretando un poco sale mucha crema y es difícil controlar que no sea así. Obviamente, hay una relación directamente proporcional entre la cantidad de producto utilizado y la facilidad con la que se puede manchar la ropa de producto.
Este mes, al quedar menos producto en el envase, me ha resultado más fácil controlar la cantidad y desperdiciar menos producto, siempre teniendo cuidado al apretar el tubo y poniendo un dedo en la salida para que no saliera de golpe. 
Otro inconveniente que le veo al envase es que, como es necesario agitar el producto, hay que estar muy seguros de que queda sólo para una o dos veces antes de recortar el tubo para aprovechar lo que quede.
Si se utiliza muy poca cantidad, queda un tono bonito aceptable pero no es tan flexible como se proclama. Por poco que utilice, se me nota el corte en el cuello. Además, si quiero reaplicar el producto a media mañana o a las tres de la tarde, para reforzar la protección solar, el tono se acentúa aún más. Cuando utilizaba demasiado producto desde la primera aplicación, el tono era grisáceo/sucio. En las reaplicaciones, utilizando poco producto, el tono es marrón/sucio.
Elegí esta BBcream frente a otras por su relativamente alto índice de protección solar para ser una BBcream (SPF 30). Sin embargo, después de terminarla pienso que es mejor utilizar un protector solar SPF 50 (con o sin color) después de una hidratante que te vaya bien, siempre que sean dos productos que no produzcan granitos.
En mi opinión, no tiene una buena relación calidad/precio.

miércoles, 24 de abril de 2013

Mi experiencia con... Max Factor

Hasta ahora, he probado cuatro productos de Max Factor y, teniendo en cuenta mis reservas de "potis", tardaré en comprar otros.

1. Lipfinity.
Imagen tomada de http://goo.gl/sG9wf
Este labial "infinito" era infinitamente malo, desde mi punto de vista. Fue el primer producto que compré de la marca Max Factor, influida por el lema "el maquillaje de los maquilladores". Me lo pensé mucho porque era caro para mi economía de entonces pero acababa de conseguir un contrato laboral indefinido (año 2004) y me di el capricho. Tenía varias bodas a la vista y lo consideré una "inversión" para ese tipo de eventos. El color se aplicaba como un gloss: había que dejarlo secar y después se aplicaba el brillo, que era como una barra de cacao. Cuando el color se secaba, los labios quedaban más secos que la mojama y muy agrietados. El brillo no arreglaba aquel desastre. Se notaban las dos capas: el color arrugado debajo y el brillo resbalando encima. El brillo se iba enseguida y el color se quedaba formando unas grietas horribles. Era preferible utilizar una barra de labios normal y reaplicar el color cuando fuera necesario. Hace unos cuatro años tiré el color y guardé el brillo para usarlo solo pero me di cuenta de que, paradójicamente, resecaba muchísimo los labios y terminé tirándolo también.

2. Base de maquillaje Lasting Performance Foundation. 
Imagen tomada de http://goo.gl/rNgGv
La compré por tratarse de una base de maquillaje de larga duración que no mancha la ropa. La usé poco porque me decidí por un tono que me quedaba demasiado oscuro (no recuerdo si el 105 Soft Beige o el 106 Natural Beige) y se la regalé a mi madre. Aparte de eso, me daba la impresión de que era una base más espesa y cubriente de lo que yo esperaba y no recuerdo si me salió también algún granito. Cuando sacaron la base Xperience Foundation, más ligera y sin aceites, me vi tentada a comprármela pero tomé la determinación de gastar primero las bases que ya tenía. Entretanto, me entusiasmé con los resultados de otra base de larga duración que tampoco mancha (mi base de maquillaje de invierno) y, cuando llegó la hora de repetir, lo hice con un "dos por uno" así que la Xperience Foundation va a seguir esperando.

3. Base de maquillaje Natural Minerals Foundation.
Imagen tomada de http://goo.gl/0dklT
Esta base está descatalogada. Consistía en unos polvos sueltos minerales que venían en un botecito cilíndrico con un tapón de doble rosca: por un extremo se enroscaba para cerrar el envase y por el otro extremo se encajaba para guardar una brochita kabuki incorporada. El verano de 2009 gasté un envase del tono 45 Warm Almond y me enamoré del producto. Aún no había empezado a comprar brochas (empecé el otoño siguiente con Kiko) y esa kabuki me parecía una maravilla. Más adelante me daría cuenta de lo mucho que pinchaba esa brocha y del poco espacio que ofrecía el envase para recoger el producto. Repetí comprando otro envase del mismo tono y poco después encontré el mismo producto rebajado pero en el tono 70 Natural. Caí pensando que no era tan oscuro (se llamaba Natural... fallos de novata). Pero sí, me quedaba muy oscuro. Para la época de otoño/invierno, el tono 45 empezó a parecerme oscuro y observé que tenía brillitos poco naturales, así que decidí reservarlo para el verano. El tono 70 me quedaba demasiado oscuro incluso en verano. Por si fuera poco, los envases se me cayeron y se agrietaron un poco. Intenté arreglarlos con film y cinta aislante transparente pero seguían ensuciando el neceser así que los guardé con la intención de mezclarlos en un envase mayor con otros polvos que me quedaran demasiado claros. Por ese motivo compré los polvos sueltos de Clinique: el envase de Clinique traía 35 gramos y los de Max Factor eran de 10 gramos así que podría mezclarlos ahí cuando gastara los polvos de Clinique. Hace varias semanas hice la mezcla. Quedaban polvos de Clinique (mates, de mi tono) y añadí los de Max Factor (con brillo, más oscuros): lo que me quedaba del segundo bote del tono 45 (más o menos la mitad) y todo el bote del tono 70. También añadí unos polvos mates que me quedaban clarísimos, blancos como el arroz, de la marca Alissi Brönte, que había comprado en una liquidación. Además de que el tono era excesivamente claro, el envase de Alissi Brönte era muy incómodo por falta de agarre. Días después, depotando unos polvos de sol de Bourjois (Délice de Soleil, tono 12 para pieles claras/medias, 8 gramos), doblé el pan sin querer... y terminé pulverizando el producto y añadiéndolo al "invento". Mezclé bien todo y el resultado son unos polvos que me quedan algo oscuros para el invierno pero que puedo utilizar en verano. Eso sí, ¡nunca más volveré a repetir el experimento! La verdad es que era la única manera de aprovechar los polvos de Max Factor (intentando aclararlos y matificarlos) y de Alissi Brönte (o eso o Halloween). El único desperdicio lo veo en el resto que me quedaba de Clinique, ya que podía haberlo usado tal cual... pero también se trataba de diluir el brillo de los otros. Bueno, y el desastre depotando los polvos de sol de Bourjois... quería aprovechar la cajita (con espejo giratorio 360º) pero quedó inservible. Una pena.

4. Barra de labios.
Labial, tono 830 Dusky Rose, de MF
830, MF
No sé a qué línea pertenece y no aparece en la web oficial de Max Factor. Me compré este labial el año pasado por recomendación de una compañera. Elegí el tono 830 Dusky Rose. No reseca los labios y es bastante cremoso y suave. Me decidí por un tono rosa parecido a los que yo suelo usar probándome el color en el dorso de la mano. Sin embargo, en los labios me lo noto más claro, brillante y llamativo que los otros tonos que tengo y a los que estoy acostumbrada. Es un color muy bonito pero creo que es más apropiado para el verano, cuando ya se tiene la piel un poco bronceada.

martes, 23 de abril de 2013

Día del Libro 2013

No puedo resistirme a poner otra viñeta de Ramón para celebrar el Día del Libro.

23/04/2013, viñeta de Ramón en El País

Si hay algo que me guste más que un "poti" es un libro. Todavía conservo el carnet de la  Biblioteca Infantil que me hicieron cuando tenía siete años, aunque sabía leer "de corrido" desde los cinco. Mi madre me solía sacar tres libros cada dos semanas, que era el préstamo máximo permitido. También me llevaba a leer en la propia biblioteca. Me encantaba sumergirme en aquel mundo tranquilo y silencioso pero lleno de fantasía y de colores. La bibliotecaria era una señora mayor (o a mí me lo parecía), amable y simpática. Años después, mi padre me enseñó algunas técnicas para leer mejor en voz alta ante un público, impostando la voz y haciendo pausas "por sintagmas". Pasé de los colorines de los cuentos infantiles a ir "subiendo colores" de la colección "El Barco de Vapor" y a la serie juvenil "Elige tu propia aventura". Me gustaban los cómics de "Mortadelo y Filemón" "Astérix y Obélix""Esther y su mundo"... Devoré todos los libros a mi alcance de las colecciones "Susy investiga" (Gretha Stevns), "Puck" (Lisbeth Werner) y "Alfred Hitchcock y los tres investigadores" (varios autores). Después he leído muchas más novelas, ensayos y otros géneros pero, en el recuerdo, aquellos libros de mi infancia y adolescencia ocupan un lugar privilegiado. Tal vez gracias a Susy, Puck, Jupe, Pete y Bob, hoy me encanta leer thrillers. Mis autores favoritos son Douglas Preston y Lincoln Child. De ellos escribiré otro día.

lunes, 22 de abril de 2013

Día de la Tierra 2013

Hoy es el Día de la Tierra y Ramón ha publicado esta preciosa viñeta en El País.

22/04/2013, viñeta de Ramón en El País

Siento algo especial cuando miro un globo terráqueo, un mapamundi o un esquema de las capas de la Tierra. Pienso que, cuando Ramón dibuja nuestro planeta con una cara sonriente, no está siendo tan fantasioso como podría parecer en un primer momento. La Tierra tiene su historia, calculada en 4.570 millones de años y descrita en la escala temporal geológica. No es un trozo de materia inerte. Sobrevivirá a la especie humana como sobrevivió a los dinosaurios. Puede que la contaminemos y la sobreexplotemos tanto que hagamos imposible la vida humana en la Tierra. Pero la Tierra seguirá sin la humanidad millones de años, hasta su muerte, que no veremos.

Imagen tomada de una entrada del blog Flagellum

Por supuesto, no estoy diciendo que no debamos cuidar del planeta. ¡Claro que debemos cuidar la Tierra! Como decía un famoso proverbio indio: "La Tierra no es una herencia de nuestros padres sino un préstamo de nuestros hijos".

Imagen tomada de aquí

sábado, 20 de abril de 2013

Desmaquillantes de ojos

En este último año me he animado a utilizar más las sombras de ojos y la máscara de pestañas, aumentando mucho la cantidad de desmaquillante de ojos que he gastado respecto a años anteriores. Personalmente, prefiero empapar bien los discos de algodón antes que frotar los ojos. Hace varios años me operé de miopía y astigmatismo con láser y, en las revisiones, el oftalmólogo siempre me recomienda que no me frote los ojos. Por este motivo, he estado mucho tiempo evitando maquillarme los ojos, para no tener que frotármelos al desmaquillarlos. Un día vi un vídeo de Isasaweis en el que enseñaba a desmaquillarse los ojos sin frotarlos: dejaba reposar sobre el párpado el algodón empapado en desmaquillante, esperaba unos treinta segundos para que penetrara bien y después lo deslizaba con suavidad (el mismo truco sirve para retirar el esmalte de uñas). He probado desmaquillantes de ojos de varias marcas y precios.

YVES ROCHER
Esta marca dedica su línea Pur Bleuet, que significa "puro aciano" (Centaura cyanus), a los desmaquillantes de ojos. Tradicionalmente, se ha recomendado el agua de aciano para los lavados oculares aunque no puedo decir si existe evidencia científica que justifique este uso medicinal. De esta línea, he probado dos productos.
Desmaquillante suave para ojos sensibles (125 ml). No me pareció demasiado eficaz ni tan suave como parecía. No he vuelto a comprarlo.
Exprés (bifásico), Yves Rocher
Desmaquillante Exprés de ojos (125 ml). Este desmaquillante de ojos es mi favorito entre los favoritos por su excelente relación calidad-precio. Es mi primera opción. Siempre que pienso en los precios de Yves Rocher, tomo como referencia el precio con un descuento del 50%, ya que es relativamente fácil esperar a estas promociones dado que se repiten bastante a lo largo del año. Su precio normal, según la web, son 7,80 euros: esto significa que, cada cierto tiempo, podemos adquirir 125 ml por 3,90 euros o 250 ml por 7,80 euros si aprovechamos un "dos por uno". En definitiva, saldría a 3,12 euros/100 ml. Incluso así no es barato pero sí es muy bueno y creo que merece la pena comprarlo con ese descuento. Es bifásico y hay que agitarlo bien para mezclar las dos fases antes de depositar el producto en el disco de algodón. La sensación que deja es aceitosa pero no tanto como para nublar la vista como ocurre con otros desmaquillantes de ojos. Además, no escuece nada y apenas tiene aroma. Retira muy eficazmente el maquillaje de los ojos. Debo decir que casi nunca utilizo prebase de ojos y no tengo maquillaje waterproof pero otros desmaquillantes supuestamente indicados para maquillaje waterproof son menos eficaces que éste.

L'ORÉAL
De la línea Dermo Expertise de esta marca también he probado dos desmaquillantes similares: la versión "suave" y la versión "bifásica/waterproof".
Desmaquillante suave de ojos (125 ml). Utilicé un envase hace tiempo. No me pareció que retirara bien el maquillaje. No es bifásico. No volveré a comprarlo.
Bifásico, L'Oréal
Desmaquillante suave de ojos y labios waterproof (125 ml). Es bifásico, por lo que para mí resulta mucho más suave que los supuestamente "suaves". No sabría decir si la ligera sensación aceitosa es mayor con Yves Rocher o con L'Oréal. Me da la impresión de que el bifásico de Yves Rocher es más eficaz y se desperdicia menos producto (por el tamaño del orificio del envase y porque tiendo a utilizar más producto con L'Oréal, tal vez porque sea menos eficaz y necesite usar más). El hecho es que el envase me dura menos a pesar de que trae la misma cantidad. El precio es superior ya que, aunque ronda los 7 euros, los descuentos nunca llegan al 50%. Es mi segunda opción.

GARNIER
Suave, Garnier
De la línea Garnier Essencials, he probado el desmaquillante de ojos "agua de uva suave purificante" (150 ml). Se presenta como apto para ojos sensibles y afirma eliminar el maquillaje waterproof. En cuanto a lo primero, mi experiencia es que pica un poco en los ojos. No mucho, pero algo sí pica. En cuanto a su eficacia desmaquillante, no es un mal producto (sería mi tercera opción) pero me parece que el bifásico de Yves Rocher es mucho más eficaz. Además, el orificio de este envase es mayor y el producto no es bifásico, por lo que me da la impresión de que desperdicio mucho (sale rápido, como agua, mientras que con Yves Rocher incluso aprieto un poco para que salga más). Su precio es inferior: unos 2-3 euros por 150 ml (1,33-2 euros/100 ml), según la perfumería y las ofertas. 

OTRAS MARCAS (minitallas/muestras)
Mi experiencia con estos productos se reduce a haber probado minitallas o muestras y mi opinión personal es que no merece la pena comprarlos.

Fluido desmaquillante de rostro y ojos, de Anne Möller (100 ml). Venía de regalo con un desmaquillante facial de 400 ml. Es lechoso. Pica bastante en los ojos, por no hablar de la sensación de haberte aplicado leche desmaquillante facial en los ojos. Se puede utilizar para los ojos en un caso de emergencia en que no tengas otra cosa a mano (si tienes una perfumería cerca y la emergencia es sólo urgencia, sería mejor comprar un desmaquillante de ojos normal). Desde luego, yo no me lo llevaría a propósito ni para una escapada de fin de semana. Como desmaquillante facial sí está bien.

Desmaquillador suave para ojos, de Estée Lauder (30 ml).
Venía de regalo con una máscara de pestañas. No es bifásico. Desmaquilla bien pero hay que usar bastante producto. Casi no pica. Lo veo un poco mejor que los desmaquillantes no bifásicos que ya he descrito (Yves Rocher, L'Oréal, Garnier) pero no me parece mejor que los bifásicos. Se puede pagar mucho más por un desmaquillante si sólo tienes que usar la mitad de producto pero si tienes que usar la misma cantidad, no se justifica la diferencia tan brutal de precio, en mi opinión (25,50 euros/100 ml).

Desmaquillador ojos sensibles Bi-Facil, de Lancôme (15 ml).
Venía de regalo en un cofre con productos de cuidado facial. Es bifásico. Desmaquilla muy bien pero hay que utilizar la misma cantidad de producto que con otros bifásicos, así que me remito al párrafo anterior. La sensación aceitosa es menor que con los bifásicos de Yves Rocher y L'Oréal pero tampoco justifica la enorme diferencia de precio (36,90 euros/125 ml, 29,52 euros/100 ml). Cuesta casi diez veces más que el bifásico de Yves Rocher y, aunque puede que sea mejor, no es diez veces mejor. El botecito de 15 ml me viene bien para llevarlo en el neceser del bolso junto con unos bastoncillos de los oídos: si te cae algo de máscara o sombra en la zona de la ojera, el bastoncillo cabe bien por el orificio del envase y te saca del apuro.

Aceite Desmaquillador Cleanse Off Oil, de MAC (1 ml). 
Lo de 1 ml es aproximado; me dieron una muestra en un tarrito minúsculo pero suficiente como para que desmitificara el producto. Había leído muy buenas opiniones acerca de este desmaquillante, si bien todas coincidían en que dejaba mucha sensación grasa y nublaba la vista, pero que se pasaba pronto. Bueno, lo de que se pase pronto es algo subjetivo. No se pasa en dos segundos; por lo menos estás medio minuto sin ver con nitidez. No creo que sea recomendable utilizar a diario un producto así, especialmente cuando tienes, como yo, ojo seco y tendencia a la blefaritis. Por otra parte, no he notado que desmaquille mejor ni que necesite menos cantidad que con el bifásico de Yves Rocher. Su precio no es tan elevado como el de los desmaquilladores de Estée Lauder y Lancôme (23 euros/150 ml; 15,33 euros/100 ml) pero sí cuesta cuatro veces más que el bifásico de Yves Rocher con el frecuente descuento del 50% y no es cuatro veces mejor.

jueves, 18 de abril de 2013

Otras sombras de abril: comida romántica

Hoy he tenido un almuerzo romántico. Celebrábamos una fecha especial y me apetecía llevar unas sombras especiales: Patina y Satin Taupe, ambas de MAC.
Para el rostro, como siempre que quiero ir a lo seguro, he utilizado:
  • Teint Fluide Zéro Défaut, de Yves Rocher, en el tono Rosé 200, como base de maquillaje 
  • Mineralize Skinfinish Natural, de MAC, en el tono Medium Dark, para matificar la base
  • Colorete Sugarbomb, de Benefit.
Para destacar los ojos, he elegido:
  • la sombra Patina, de MAC, en el párpado móvil
  • la sombra Satin Taupe, de MAC, en la cuenca del ojo
  • la sombra más clara del Quad 002 de Lola, un beige clarito satinado, para iluminar el arco de la ceja
  • la máscara BADgal marrón, de Benefit.
Patina, de MAC (1.5 g)
Satin Taupe, de MAC (1.5 g)
Sombra beige clara, de Lola (2 g)
Máscara de pestañas BADgal marrón, de Benefit (6 g)

sábado, 13 de abril de 2013

Mi experiencia con... The Body Shop

MANTECAS CORPORALES
El primer producto que probé de The Body Shop fue una mini-manteca de coco que venía de regalo con una revista. Me sorprendió su textura, ya que parece que va a ser una crema muy espesa pero luego se funde y se absorbe con facilidad, dejando la piel muy hidratada, agradablemente perfumada y sin sensación grasa. Después de la experiencia, me decidí a comprar otras mantecas en tamaño de 200 ml. Hasta ahora, he gastado la manteca dúo de vainilla (en la foto, el primer envase de la segunda fila), la de arándano azul y la de moringa; tengo sin empezar las mantecas de frambuesa y de papaya. El envase del dúo está muy bien para poner labiales o coloretes en el baño porque tiene una separación interior que mantiene de pie los productos pequeños. Los envases normales también los guardo porque tienen un color muy bonito y quedan muy bien al quitarles la pegatina; además, tienen un cierre de rosca suave y seguro a la vez. De momento, sólo le he quitado la pegatina a los envases de las mantecas de coco y de moringa. Después he pensado dejar las pegatinas porque las mantecas que suelo comprar son las de edición limitada en liquidación y me gusta recordar los aromas que he probado. 


Mantecas corporales, The Body Shop
Envases vacíos de mantecas (dúo y normal)











COLORIDO
Animada por la calidad de las mantecas corporales, compré dos productos de colorido: una sombra de ojos de edición limitada en color verde menta (la regalé porque soltaba polvillo) y una especie de colorete-iluminador en polvos sueltos en una especie de envase-dispensador automático con brocha (Brilliance Powder, 4.5 g).
Este producto no me gusta por tres razones:
  1. Tiene muchísimo shimmer: se ve que se han tomado en serio lo de "brillante"; por suerte, después de aplicarlo en las mejillas como un colorete en polvo suelto podemos "barrer" el exceso con una brocha limpia y eso es suficiente para eliminar los brillitos.
  2. Es muy difícil dosificar la cantidad de producto: sale muchísimo con un solo golpe de botón y al aplicar la brocha en el rostro te quedan unos mofletes más de payaso que de Heidi. Solución: la misma que en el punto anterior.
  3. La brocha pincha mucho. No es nada agradable de utilizar.
En las fotografías se puede intuir que he gastado casi la mitad de producto; sin embargo, habré utilizado este colorete menos de diez veces. No cunde y no se puede abrir para volcarlo en algún recipiente normal de polvos sueltos (al menos, yo no lo he conseguido). Seguiré utilizándolo de vez en cuando porque, al contrario que la sombrita de ojos, este producto no es ni regalable. Eso sí, con la brocha Bronzer Brush de Ecotools a mano para arreglar el desaguisado con un buen barrido hacia la sien.

LÍNEA ÁRBOL DE TÉ
Había leído en internet muchos comentarios positivos y negativos acerca de esta línea. A algunas chicas les parece fantástica y otras dicen que no sirve para nada. Yo tengo la piel mixta y sensible, por lo que me daba un poco de miedo probar estos productos porque pensaba que me iban a empeorar las rojeces. Sin embargo, he tenido últimamente la piel muy asfixiada y con granitos y no me había mejorado mucho después de la limpieza de cutis de marzo. Así que me decidí a comprar unas minitallas con su neceser (Lavado facial purificante, 60 ml; Tónico purificante, 60 ml; Loción hidratante purificante, 15 ml), por 15 euros, y el Aceite de Árbol de Té en tamaño de venta (10 ml), por 8 euros.
Línea Árbol de Té, The Body Shop

Llevo una semana utilizando estos productos y estoy encantada. No me han empeorado las rojeces. Es más, las tengo mucho mejor. Casi no se me notan y tal vez sea porque estos días no me estoy maquillando. Estoy empezando a pensar seriamente que la base de maquillaje que utilizo es lo que me produce esas rojeces últimamente. Además, me noto la piel mucho más luminosa y los granitos casi han desaparecido. Sigo teniendo dos o tres pero van disminuyendo (también estoy utilizando una pomada antibiótica de forma localizada en dos granitos mayores y enquistados y, una vez a la semana, un peeling gommage de Yves Rocher). La piel me está quedando mate, suave y luminosa. Después de la Loción hidratante purificante me estoy aplicando un protector solar (Vichy, 50 + Capital Soleil, para pieles sensibles) porque pronto iré a una sesión de fotodepilación. Los fotoprotectores cremosos me suelen producir granitos pero no me están saliendo granitos nuevos y lo atribuyo a estar usando la línea de Árbol de Té.  Es posible que esta línea no les arregle el problema a chicas con problemas de acné juvenil pero en mi caso (granitos aislados en piel adulta) sí está funcionando.
EDITO (15/04/2013): A la vista de los resultados de la línea Árbol de Té y teniendo en cuenta que las minitallas tienen los días contados, hoy he comprado la Limpiadora espumosa purificante (150 ml). Cuesta 8 euros pero me ha salido por 6 euros con los puntos de la tarjeta. Se supone que es algo más suave que el Lavado facial purificante y, como ya tengo bastante controlados los granitos, sólo me interesa una limpiadora que me controle los brillos y el exceso de grasa debidos a estar utilizando ahora un fotoprotector. Tiene un dosificador que hace que el líquido salga haciendo espuma y he visto que puede desenroscarse pero no tiene recambios y no se puede utilizar este envase para geles porque el dosificador se obstruiría. Ya me pasó algo parecido con un envase de Fairy Espuma Activa cuando quise aprovecharlo para Fairy normal; después he leído que el truco está en diluir el lavavajillas con agua. Intentaré algo así cuando lo termine.

jueves, 11 de abril de 2013

Homeland (2011- )

Ayer emitieron los dos primeros capítulos de la serie "Homeland" en Cuatro... ¡y con cortes de sólo tres spots! Me gustaron mucho y he estado leyendo sobre la serie en internet. Pensaba escribir una entrada pero suscribo totalmente la de Moltisanti en www.carruseldeseries.com (10 razones para ver "Homeland"), de donde tomo la siguiente imagen:


Me encanta que aparezca Mandy Patinkin, el mítico Íñigo Montoya de "La princesa prometida" (1987), que también participó en la serie "Mentes criminales", aunque la abandonó al  empezar la tercera temporada. En "Homeland" interpreta a Saul Berenson, mentor de Carrie Mathison (Claire Danes), una agente de la CIA que sospecha que el marine Nicholas Brody (Damian Lewis), tras ocho años prisionero de un grupo terrorista, se ha "convertido" y planea atentar contra su país.

lunes, 8 de abril de 2013

Siete almas (2008)

Ayer tuve la oportunidad de ver la película "Siete almas" (2008) en televisión sin cortes publicitarios. Se trata de un drama (muy triste, valga la redundancia) dirigido por Gabriele Muccino y protagonizado por Will Smith y Rosario Dawson. La historia es un poco díficil de seguir al principio, ya que empieza con un flash-back y progresivamente se van mostrando todos los elementos que la componen como un puzzle que se va formando poco a poco.
Imagen obtenida de http://goo.gl/aKJTP



Imagen obtenida de http://goo.gl/2JqLr
El blog El caleidoscopio de Sara, en
su entrada "Reflejada" (30/03/10),
transcribe el diálogo de esta escena.

Will Smith interpreta a Tim Thomas, un ingeniero aeronáutico que vive atormentado por las consecuencias fatales de un accidente de coche en el que perdieron la vida siete personas, incluida su esposa, debido a que él se distrajo con el móvil. Un año después, ayuda a su hermano Ben donándole un lóbulo pulmonar y seis meses más tarde dona parte de su hígado a Holly, una trabajadora de servicios sociales. De alguna manera, llega a la conclusión de que puede redimirse salvando la vida de siete personas y empieza a buscar a gente que, por su bondad, merezca ese sacrificio ya que su intención es terminar dando su vida... no sé si por el sentimiento de no merecer seguir viviendo o por el deseo de "reunirse" con su esposa. Sustrae a su hermano,   empleado del IRS (Internal Revenue Service, la Hacienda Pública de Estados Unidos), la acreditación correspondiente y asume su identidad para presentarse a diversas personas como recaudador de impuestos y evaluar su comportamiento. Así, dona un riñón a George, un entrenador de hockey infantil y médula ósea a un niño llamado Nicolás (esto último sin anestesia, me pregunto por qué). También dona su vivienda de la playa a Connie, una madre de dos hijos aterrorizada por su novio maltratador, con una serie de condiciones para que pueda rehacer su vida. Por último, planifica llevar a cabo su suicidio haciéndose picar por una especie de medusa muy venenosa (Chironex fleckeri, avispa de mar o medusa de caja) sumergido en una bañera llena de hielo y agua, con el fin de conservar los otros órganos que quiere donar: sus córneas y su corazón. Para asegurarse de que se cumple su última voluntad, cuenta con la ayuda de Dan, un abogado que fue su amigo de la infancia y que le promete que no le fallará. Tim decide donar sus córneas a Ezra (Woody Harrelson), un teleoperador ciego que toca el piano, tras provocarle con insultos y comprobar su reacción bondadosa (esa escena es un ejemplo de ecuanimidad). Y, para albergar su corazón, a Emily Pose (Rosario Dawson), una tipógrafa con una cardiopatía congénita y un perro gran danés llamado Duke. Sin embargo, en el proceso se enamora de Emily y parece plantearse no llevar a cabo la última parte de su plan para poder vivir con ella... pero cuando la cardióloga le dice a Tim que las posibilidades de encontrar un corazón compatible para Emily en el tiempo que le queda son de un 2-3-5%, Tim se lanza desesperado a consumarlo, ya no tanto por su necesidad de redención cuanto por el amor que siente por Emily.
Es un película muy triste y puede ser difícil de entender en España, ya que aquí los trasplantes tienen una regulación que no permitiría este tipo de actuaciones. Debo decir que ignoro si la legislación estadounidense las permite o no: tal vez el guión no ha tenido en cuenta si en EE.UU. sería realizable algo así. Aparte de la cuestión jurídica, se pueden plantear varias cuestiones bioéticas que darían para un largo debate.
Por último, me gustaría señalar el aspecto literario de esta historia: leyendo las críticas de los usuarios de Filmaffinity (no puedo evitarlo, antes y después de ver una película), he encontrado una comparación interesante del usuario Tom Regan, al que "Siete almas" le recuerda al cuento de Oscar Wilde "El Príncipe Feliz". No estoy de acuerdo con su valoración de la película con un 6/10 (yo le daría como mínimo un 8/10) ni con las críticas negativas que hace de ella pero sí me gustaría citar un fragmento de su crítica que me ha gustado mucho:
El argumento me recuerda bastante al cuento de Oscar Wilde “El Príncipe Feliz” en el que una golondrina, en su periplo buscando el calor, se posa en una estatua bañada de oro, esta estatua le dice al pájaro que le despoje de su baño de oro para ir dándoselo a personas necesitadas, este trabajo le lleva muchos días al ave, hasta que llega el invierno, la golondrina muere de frío, la estatua es retirada por su feo aspecto y fundida en un horno pero su corazón no se derrite y lo tiran a la basura junto a una golondrina que murió enamorada de una estatua, una historia triste de gente que lo da todo por gente necesitada, justo lo mismo que esta película.
Y así, "el Príncipe de Bel-Air" se convirtió en "el Príncipe Feliz".

lunes, 1 de abril de 2013

El labial de abril

Para tener cierta continuidad con el mes anterior, en abril voy a utilizar el otro labial que tengo de L'Oréal, en este caso de la gama Color Riche Creme, Natural, en el tono 453 Rose Creme (también recomendado para castañas claras).

Labial, tono 453 Rose Creme, de L'Oréal

Es muy similar al labial de marzo en cuanto a su textura cremosa pero tiene un tono bastante más cubriente y oscuro; mientras que el tono de marzo (256) se podría describir como un lichi traslúcido, este tono (453) recuerda más a la granada.
Arriba, tono 256; abajo, tono 453

El colorete de abril

Va de regalos con la revista Glamour... Para este mes de abril, el colorete elegido es un regalo del número de febrero de 2013 de la revista Glamour, que ofrecía cuatro posibilidades: dos tonos de colorete y dos tonos de polvos bronceadores. Yo elegí el colorete Blush Trio 02 Teddy Pink (como siempre, el más rosado).
Blush Trio 02 Teddy Pink, de Tous
Blush Trio 02 Teddy Pink, de Tous









Blush Trio 02 Teddy Pink, de Tous
Este colorete trae aún más cantidad que el del mes pasado (10 g),  está garantizado para más tiempo (36 meses tras su apertura) y tiene una presentación mucho más bonita: la polvera, aunque es de plástico, parece metalizada y tiene un tacto muy suave y agradable, tiene un espejo mayor (puede ser útil) y el producto aparece repartido en tres tonos que comparten el relieve de la clásica silueta del osito de Tous. La verdad es que da pena utilizarlo y, desde luego, es un colorete más goloso que el que regalaban en agosto de 2011. No trae brochita pero eso es algo que yo agradezco porque las brochitas que acompañan a los coloretes no suelen servir para nada, se caen, estorban... y queda muy feo dejar la polvera con el hueco de la brocha, que además suele ensuciarse con polvillo. Personalmente prefiero este tipo de presentación en la que el producto ocupa todo el diámetro de la polvera. Parece que la pigmentación no es tan alta como la del colorete de Misslyn pero el tono me resulta más natural y combinable. He leído en el blog de Maripeich (Contando mis cositas) que el precio habitual de estos productos es de 27 euros en tienda (unos 20 euros en rebajas). En su momento, pensé coger también el otro tono de colorete ya que la revista con el regalo sólo costaba tres euros y medio. Por las fotos de Maripeich, ella debió coger los cuatro productos posibles. Sin embargo, yo no me veo con el colorete marroncito y no me gustan demasiado los polvos bronceadores (los uso poco y hasta que no termine los que tengo no voy a comprar más ni por tres euros). Ahora bien, quien los use tuvo una oportunidad estupenda el pasado mes de febrero con la revista Glamour.

Doce meses, doce sombras. Abril

Este mes voy a utilizar la sombra Metal Plum 153, de L'Oréal, en el párpado móvil y la cuenca combinada con la sombra Sorbet, de Sisley, bajo el arco de la ceja y en el párpado fijo. Es la combinación que utilicé el lunes de Semana Santa y que tenía prevista para el martes y el miércoles. Sin embargo, con los ojos irritados por la alergia primaveral, preferí dejarlos sin maquillar el resto de la semana. Ahora bien, es difícil valorar una sombra si sólo se utiliza una vez al mes y la combinación me parecía bonita así que voy a seguir con ella en abril. Mi opinión acerca de las tres sombras que tengo de L'Oréal (Golden Beige 21, Metal Plum 153 y Sepia Sparke 169) puedes leerla en esta entrada.